“Soy hombre de poca rumba”

Luis Guillermo Echeverri, candidato a la Gerencia General de la Federación Nacional de Cafeteros le gustaría ser recordado como uno de los mejores gerentes de la corporación.

¿Es capaz de tomarse un tinto sobre un caballo en movimiento?

No.

¿A quién le pondría un rejón?

A un toro muy macho.

¿Hijo de tigre sale pintado?

Por supuesto.

¿El caballo más famoso: Rocinante, Babieca, Palomo?

Babieca, porque me ha apasionado la historia del Cid Campeador  toda la vida. Era un hombre de batallas imposibles.

¿Quién es el mejor torero de la historia?

Me gustó Gregorio Moreno Pidal.

¿Por qué dejó el toreo?

Porque tenía que cumplir con mi familia, la educación de mis hijos y tuve que dejar este país.

¿Cuando está fuera del país qué es lo que más extraña?

El campo nacional y la gente de Colombia.

¿Una receta de café?

Café con hielo.

¿Alguna vez ha sembrado café?

He recolectado café.

¿Qué le cambiaría a Juan Valdez?

Absolutamente nada.

¿Por qué la cola de caballo?

Porque a mis hijos les gusta.

¿Si recibe la alternativa (como gerente de la Federación) se cortaría la cola de caballo?

No, ¿por qué?

¿En la Federación cambiaría algún “articulito”?

No, yo creo que todas las organizaciones están sujetas a mejoras, pero eso es de los dueños, que son los caficultores de Colombia y son quienes toman las decisiones.

¿Es partidario de la reelección (en la Federación)?

Eso es otro tema de los dueños, por eso la Federación tiene un gerente general y no un presidente.

¿La última rumba memorable?

Soy hombre de poca rumba y mucho trabajo.


¿La persona que más admira?

Mi madre, María Helena Vélez.

¿Su libro de cabecera?

El tratado de Fillis, un libro de doma clásica. Para mí, la filosofía de la doma de caballos es filosofía humana.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Monto y domo caballos.

Una frase memorable.

El mundo es de los valientes.

¿El susto más grande que ha tenido en la vida?

El día que se me cayó una hija de un caballo y el día en que un caballo no me quiso entrar a la plaza de toros.

Una frase para Juan Camilo Restrepo.

Es una gran persona, siempre cuando trabajé con él me causó mucha admiración.

¿Cómo le gustaría que lo recordara el gremio cafetero?

Como uno de los mejores gerentes que hayan tenido.

¿El mejor consejo que ha recibido en la vida?

No rajarme, no decirme mentiras a mí mismo y no arrepentirme de nada.

¿Y el peor?

Nunca he recibido un consejo malo.

Un paisaje.

El de la zona cafetera colombiana, o el del mar.

Su plato fuerte.

La carne y la ensalada.

Su bebida favorita.

El jugo de maracuyá.

¿A quién le robaría un beso?

A cualquier mujer bonita que me esté sonriendo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Alan Ramírez, voz valiente y popular