La primera línea del metro, un nuevo enfoque urbano

El auge de la modernización de los trenes urbanos como el tranvía y los metros automatizados trajo inmanente el concepto de la renovación urbana.

En este aspecto, ese renacimiento y una novedosa noción de integralidad de las estaciones de intercambio con otros modos de transporte nos entregan lecciones provechosas a propósito del trazado de la primera línea del metro.

Observando con detalle la ruta propuesta en el tramo de superficie se advierte con interés que pasará por la Estación de La Sabana, hito arquitectónico republicano construido entre 1913 y 1917 en el gobierno de Carlos E. Restrepo. Del entorno urbano de este edificio formaban parte el Hospital San José, la Escuela de Medicina, el Edificio Pedraza, la Plaza de los Mártires y la Basílica del Voto Nacional, zona de encuentro de la sociedad bogotana de comienzos del siglo XX. El arquitecto Mariano Santamaría, quien con Gastón Lelarge diseñó el Palacio de San Francisco, fue el artífice de La Estación de la Sabana, cuyo costo fue de $750.000 y concebida para recibir los trenes y autoferros provenientes de cinco departamentos.

Esta traza del metro, pensada para diferentes escenarios y a un futuro de treinta años, respondió a una rigurosa evaluación multicriterio que incluyó seis elementos básicos: oportunidad de renovaciones urbanas y rentabilización del suelo, mejora sustancial de las condiciones de movilidad, efectiva integración de los modos de transporte, desarrollo ambiental sostenible y un cuidadoso esquema de financiamiento capaz de garantizar la factibilidad del proyecto.

La aplicación de estos conceptos a áreas deprimidas pero de hondo contenido histórico como Los Mártires y La Estanzuela, le devolverán a Bogotá su pasado histórico. Hay que continuar con esa tarea de renovación cuyo ejemplo es el Parque Tercer Milenio. Nada se opone a que el paso del metro lo propicie, por tal razón los sofistas enemigos del metro deben recordar que cuando un sistema de movilización es eficiente, los efectos multiplicadores en la economía de nuevos negocios y actividades no se harán esperar.

 * Ingeniero, profesor de la Universidad Santo Tomás

Temas relacionados