El presidente Iván Duque condenó el atentado en la Escuela General Santander

hace 1 hora

“Tenemos que cambiar de Gobierno, no de Constitución”

Duro discurso de César Gaviria en Congreso Liberal de este sábado en Bogotá.

“Todos creíamos que nuestro país había superado la época de las hegemonías y los autoritarismos. No contábamos con que la crisis de autoridad generada en los descomunales problemas surgidos de la mezcla de todas las violencias iba a engendrar una experiencia de caudillismo criollo y una nueva forma de hegemonía similar a las partidistas de no muy grata recordación. La diferencia es que ésta se da en torno de un solo hombre que se siente dueño de la verdad, que se cree la solución de todos los problemas, sin actuación de las instituciones y sin cuya voluntad ya no se mueve una hoja en la administración pública colombiana”.

Así iniciará hoy su discurso el ex presidente César Gaviria, en el marco del Cuarto Congreso Nacional del Partido Liberal que se realiza en Bogotá, palabras que marcan su despedida de la dirección de la colectividad y que más allá de los cuestionamientos al Gobierno del presidente Álvaro Uribe y la misma defensa del actuar del liberalismo como fuerza de oposición, se enmarcan dentro de un férrea defensa de la Constitución de 1991, con una consigna de por medio: “Al Presidente semicandidato, que no le quepa la menor duda de que vamos a defender la Constitución no sólo con nuestros votos, sino con la más grande movilización social que este país haya conocido”.

En sus primeras líneas, el ex mandatario lanzará pullas a quienes, desde dentro del Partido, han puesto en duda “la sabiduría” de hacer oposición: “No dudo de que para algunos hubiera sido mejor disfrutar del reparto del botín o habernos acomodado a las prácticas corruptas del Gobierno. No lo hicimos a pesar del fuego amigo que así lo reclamó... hemos hecho una oposición sensata y constructiva para enfrentarnos a un gobierno popular, poderoso y abusivo. Gracias a ello, hemos preservado nuestra identidad y nos hemos dado un rumbo que nos permite hoy ser alternativa de poder”.

Gaviria defenderá su llegada a la dirección del liberalismo, momento desde el cual el presidente Uribe “no pudo comprar más las conciencias” de senadores y representantes, y anunciará su disposición a seguir en la batalla ideológica: “Frente al permanente espejo retrovisor que ha aplicado el Gobierno, que todos sepan que no pido treguas ni me fatiga la controversia”. Asimismo, recalcará en que el liberalismo tiene un proyecto de país distinto al de Uribe, que hay decenas de instituciones y políticas funcionando mal y que se requieren grandes rectificaciones.

“Tenemos que cambiar de gobierno, no de Constitución. El país necesita que se le infundan esperanzas, no miedos ni temores. Lo que el liberalismo le ofrece a la sociedad colombiana es reformas y no otro caudillo o caudillito, que por fortuna no tenemos porque este es un partido que ha sido serio y celoso del Estado de Derecho”, dirá Gaviria, para comenzar a esbozar el programa que el Partido Liberal le propondrá al país en el proceso electoral 2010, muchos de cuyos puntos van en contravía con las políticas del Gobierno uribista.

En este sentido, insistirá en que la globalización no es una opción, sino el entorno en el cual el país se tiene que desenvolver, eso sí, sin regresar a un estatismo exagerado; criticará la fusión de ministerios; dirá que la cohesión social de la que habla el Presidente es en realidad “inequidad y marginalidad perpetuas”; que se hace imperioso que se elija un fiscal idóneo para los desafíos de la oralidad y la aplicación del principio de oportunidad y no uno de bolsillo que simplemente le cubra la espalda a Uribe; que hay que seguir firmes en la defensa de la independencia judicial; que se debe defender la cooperación militar con Estados Unidos y evitar que se siga extendiendo el problema de la corrupción, entre otros temas.

Gaviria hablará del referendo reeleccionista indicando que aunque se sabe que el proceso estuvo lleno de violaciones a la Constitución, el Partido Liberal respetará el fallo de la Corte Constitucional, sea cual sea, e invitará al presidente Uribe a que haga lo propio: “Confiamos en que no incurrirá en acciones que lleven al traste a nuestro Estado de Derecho, en nombre del tal Estado de opinión que no es otra cosa que el abuso del poder presidencial”.

Dentro de las reformas que propondrá el liberalismo a Colombia, el ex mandatario cree que la primera tarea por realizar está en las finanzas públicas. En su concepto, “los descuentos, subsidios, gabelas y exenciones que hay detrás del sistema tributario desarrollado por el presidente Uribe, son más graves que Agro Ingreso Seguro. Implican privilegios más aberrantes... El Gobierno ha creado un sistema tributario para los más pudientes y otro para el resto de los colombianos”.

Y al final de su discurso, dedicará unas líneas al procurador Alejandro Ordóñez, a quien acusa de no haber sido capaz de prohibir la entrega masiva de cheques en los consejos comunales, y advertirá que nada es más ajeno al liberalismo que el “Estado teocrático al que ahora se quiere regresar”. Gaviria terminará su intervención exaltando las calidades del candidato Rafael Pardo, “un político serio, preparado, experimentado, moderno, limpio y brillante”, con quien, está seguro, el Partido recuperará el poder.