"Me quiero ir ganando"

Entrevista con Felipe Berón, capitán del equipo nacional de la Copa Davis.

El equipo colombiano de Copa Davis se juega desde este viernes ante Canadá la posibilidad de asegurar su paso al repechaje por el Ascenso al Grupo Mundial del torneo entre naciones más importante del mundo.

 La selección de Colombia-Biotoscana está integrada por Alejandro Falla (número 71 del mundo), y quien se está recuperándose de una lesión; Santiago Giraldo (98), Carlos Salamanca (188) y Juan Sebastián Cabal (473) y se enfrentará, en una serie de cinco duelos en las canchas del Club El Rancho, a los canadienses Peter Polansky (220), Vasek Pospisil (341), Milos Raonic (374), Frederic Niemeyer (424), Steven Diez y Daniel Nestor (25 en dobles).

Al frente, en la capitanía del equipo nacional, está Felipe Berón, quien lleva 20 años involucrado con el deporte blanco de Colombia y el hombre detrás de lo hecho por jugadores como Alejandro Falla, Sebastián Cabal y Carlos Salamanca. Sus logros como entrenador lo llevaron también a ser contratado como el timonel del grupo de Colsánitas.

¿Cómo analiza la serie ante Canadá?

Va a ser muy dura. Canadá tiene una historia de tenis muy importante. Este año traerá jugadores muy peligrosos, entre los que se destaca Daniel Nestor, un doblista que está entre los mejores diez del mundo. En el papel somos favoritos por la ubicación en el escalafón de los nuestros, pero la Copa Davis es un torneo aparte.

¿Cómo piensa contrarrestar la carta doblista de Canadá?

Nuestra pareja número uno son Alejandro Falla y Sebastián Cabal. Ya dependerá de la condición física de Falla y de los resultados del día viernes (los individuales). La opción número dos es que Carlos Salamanca haga pareja con Cabal, que también se entienden muy bien. Tienen buen saque para ir a la red.

¿Ve a Falla totalmente recuperado de su lesión?

Sí. Todos confiamos en eso. Mañana el médico le hará una última evaluación.

¿Cómo ve el presente de Santiago Giraldo y el mismo Falla para afrontar la serie?

Es muy bueno. Son jugadores que ya entraron en la élite del tenis mundial, le han ganado a jugadores muy importantes. Estoy seguro de que van a estar entre los 50 primeros del escalafón para este año. Toda esa experiencia nos va a servir mucho.

¿Cuáles son las cartas para afrontar a Canadá?

Falla es fuerte mentalmente. Juega al contraataque. Le encanta jugar Copa Davis y asume estos compromisos con mucha responsabilidad. Santiago Giraldo es muy exigente, pero le cuesta manejar los errores, por eso se sale de casillas tan fácilmente. Es un jugador muy importante desde el fondo de la cancha.

¿Usted ha sido el artífice de Alejandro Falla como jugador y como persona?

He contribuido con eso y me siento responsable del buen momento por el que pasa. Pero no puedo decir que sólo yo soy el responsable. Él pertenece al equipo Colsánitas y nosotros somos una familia. Hay muchos profesores y jugadores que lo hacen crecer como jugador y como persona cada día.

¿Tiene algún afecto especial por él?

Más que entrenador siempre he sido, primero un gran amigo, y segundo, como un papá para él. Cuando él tenía 14 años, sus padres se fueron para Estados Unidos y yo me encargué de él y he estado todo el tiempo al lado de su desarrollo y su carrera. Lo considero como a un hijo.

¿Cómo ha sido su trabajo como capitán?

Ha sido un proceso difícil. En un principio había algunos que no creían en mí porque, desafortunadamente, hay gente que considera que para ser entrenador tenía que haber jugado tenis profesional. Yo no tuve esa oportunidad, pero sí me he preparado de manera diferente. Yo estudié sicología en la Javeriana de Cali, pero nunca dejé el tenis a un lado. Ya llevo 20 años con este deporte y he demostrado que también se puede ser entrenador.

¿Seguirá siendo capitán?

Creo que no. Ya he hablado con los jugadores y quiero que este sea mi último año, independientemente de lo que pase. No tengo ningún motivo personal, sólo que ya cumplí un ciclo, llevo cuatro años como capitán. Pero quiero despedirme con el ingreso al Grupo Mundial.

Temas relacionados