“La sociedad debe decidir cuánto invierte en salud”

Salim Yusuf es el peso pesado del Congreso Colombiano de Cardiología que termina este martes en Cartagena.

El médico-investigador de origen hindú, radicado en Canadá, donde dirige el Population Health Research Institute, en la Universidad de McMaster, es conocido en todo el mundo por los gigantescos estudios que ha coordinado y en los que han participado hasta 400.000 personas de distintos países y pueden superar los US$100 millones.

¿Cómo ha cambiado el perfil de la enfermedad cardíaca?

Hoy sabemos muchas de las causas de la enfermedad cardiovascular. Podemos prevenir una gran parte de ellas. Cuando me entrené en cardiología en 1966 no teníamos tratamientos para salvar vidas, hoy tenemos 10 o 12 opciones, entre aspirina, estatinas, intervenciones quirúrgicas, anticoagulantes, betabloqueadores...

¿Cómo combatir estas enfermedades que representan la primera causa de muerte?

Hay varias cosas. Necesitamos implementar mejor la prevención primaria. Basado en lo que sabemos: detener el consumo de cigarrillo, dietas saludables, control de peso, ser activos. Pero esto es difícil para que lo hagan los individuos, así que necesitas políticas sociales como leyes antitabaco.

Colombia, como muchos otros países, tiene problemas con su modelo de salud, ¿cómo resolver el asunto de los altos costos?

Los conceptos relacionados con la salud han cambiado. Hace 50 años no sabíamos cómo prevenir enfermedades ni tratarlas. Ahora tenemos tratamientos efectivos y eso hace que todo sea más costoso. Antes, la idea de mantener con vida a las personas mayores no existía. Si vas a la historia de los vikingos, cuando envejecían los hijos les daban un empujón fuera de borda. En India, cuando la gente completaba su ciclo vital, iba a la selva y vivía por su cuenta. Vivían lo que podían vivir naturalmente. Ahora tenemos el concepto de vivir más tiempo y evitar la enfermedad.

¿Significa renunciar a los tratamientos?

Todo depende de las expectativas de la sociedad. Si se cree que todo es posible el costo será altísimo. La sociedad debe decidir cuánto va a gastar, es la única forma de ser racionales. Pongámoslo de esta manera: una familia debe decidir si quiere un Mercedes Benz o un pequeño carro. Debemos movernos a un modelo donde la atención básica, que no es tan cara, cubra a todos, y que otros cuidados dependan de decisiones personales.

Temas relacionados

 

últimas noticias