¿Eje Venezuela-Farc-Eta?

Zapatero pide explicaciones y Chávez asegura que acusación es tendenciosa.

La Audiencia Nacional ve indicios de cooperación del gobierno de Venezuela con la Eta y las Farc. El juez Eloy Velasco procesó a seis supuestos etarras y otros siete miembros de la organización colombiana que pidieron ayuda a la banda terrorista para atentar contra altos cargos de este país en España, entre ellos el actual presidente Álvaro Uribe y su antecesor, Andrés Pastrana. Las Farc también pidieron ayuda a Eta para localizar en España a potenciales objetivos: la embajadora colombiana Noemí Sanín, el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus y el vicepresidente Francisco Santos.

El magistrado señala en su auto que hay datos de la investigación que indican la “cooperación gubernamental en la ilícita colaboración” entre ambas organizaciones.

Velasco detalla que en marzo y septiembre de 2000 dos miembros de las Farc —Édgar Gustavo Navarro Morales, El Mocho, y Víctor Ramón Vargas Salazar, Chato— se trasladaron a España y pidieron “colaboración” a miembros de la Eta para localizar a Pastrana y “más recientemente” trataron de hacer seguimientos al actual presidente colombiano.

El juez procesa al presunto etarra Arturo Cubillas Fontán, de 46 años, que ocupó un cargo en el gobierno venezolano de Hugo Chávez, como director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura del país. Cubillas era responsable del colectivo de Eta en esa zona desde 1999 y se encargaba de coordinar las relaciones con las Farc.

La Eta lleva muchos años tejiendo redes con organizaciones y partidos de Latinoamérica, como en Venezuela, donde han llegado a residir más de cuarenta terroristas y que han mantenido una interlocución privilegiada con el gobierno de Chávez. Goizeber Odriozola Lataillade, directora general del Gabinete de la Presidencia de Venezuela, está casada con Cubillas y ha acudido a múltiples manifestaciones chavistas portando una ikurriña (bandera del país vasco).

“Obran diligencias en este procedimiento que ponen de manifiesto la cooperación gubernamental venezolana en la ilícita colaboración entra las Farc y la Eta y en especial de Arturo Cubillas Fontán, que tiene o ha tenido un cargo público en ese país", señala el auto notificado el lunes por Velasco. Cubillas planeó una reunión con el jefe de las Farc Raúl Reyes, en 2004, aunque finalmente no pudo llevarse a cabo tras producirse varias detenciones.

El auto señala las relaciones mantenidas entre Eta y las Farc desde los años ochenta (ver recuadro). Gracias a ellas, la guerrilla colombiana habría podido recibir entrenamiento y aprender a manejar explosivos muy comunes en el grupo vasco, como las granadas denominadas “Jotake-Handia”, que la Eta utilizó por primera vez en España en un atentado contra el cuartel del Ejército en Aizoain.

El resto de imputados son los supuestos etarras José Ignacio Echarte Urbieta, Cubillas, Ignacio Domínguez Achalandabaso y José María Zaldua, por los delitos de tenencias de explosivos, y José Angel Urtiaga Martínez y José Miguel Arrugaeta San Emeterio, junto a los miembros de las Farc Emiro del Carmen Ropero, Rodrigo Granda, Remedios García, Luciano Martín y Ómar Arturo Zabala, también por colaboración con banda terrorista.

El magistrado ordenó además que se traslade el procesamiento a los ministerios de Asuntos Exteriores y del Interior para conseguir la cooperación de Cuba y Venezuela y la entrega de los procesados que se refugian en esos países.

Horas después, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, le pidió explicaciones al gobierno venezolano, en una rueda de prensa que coincidencialmente daba el lunes el mandatario acompañado de la canciller alemana, Ángela Merkel.

Desde Uruguay, el gobierno de Venezuela aseguró en un comunicado que las acusaciones son “tendenciosas” e “inaceptables”, una posición que el presidente Chávez reforzó en declaraciones a la prensa, al calificarlas de “tristes rezagos de un pasado colonial”.

Pastrana pide explicaciones

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana emitió este lunes un comunicado en el que exige explicaciones al gobierno venezolano frente a las acusaciones del juez Eloy Velasco: “El presidente Hugo Chávez debe la explicación ya solicitada por el gobierno español, pues se trata nada menos que de un presunto complot contra la vida de —entre otros— dos presidentes de Colombia en ejercicio de sus cargos”.