Las angustias del uribismo

Polémica por propuestas tendientes a que el Presidente siga vigente.

Las recientes propuestas tendientes a la permanencia del presidente Álvaro Uribe en el primer plano del escenario político nacional —bien sea como fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos o pidiendo una licencia para acompañar la campaña del ex ministro de Defensa—, más que consenso lo que han generado un ambiente de incertidumbre en las mismas huestes del uribismo, donde muchos lo ven como una señal de “desespero” ante la posibilidad de perder el poder y de falta de confianza en el mismo Santos.

Inicialmente, fue el representante a la Cámara Roy Barreras, del Partido de la U, quien el lunes pasado —en el programa Hora 20 de Caracol radio— advirtió que la Corte Constitucional, en su fallo de inexequibilidad del referendo reeleccionista, le prohibió a Uribe volver a ser elegido presidente, “pero no le prohibió ser vicepresidente”. Para él, esa sería una “receta” perfecta para impulsar la candidatura de Santos y garantizar su triunfo en primera vuelta.

El martes, el senador Efraín Torrado, también de la U, dio a conocer una carta enviada al presidente Uribe, en la que le pide consultar ante la Procuraduría General y el Consejo de Estado si puede “pedir una licencia sin remuneración de un mes y salir a acompañar el proceso electoral que se avecina con el candidato de nuestro partido, Juan Manuel Santos”.

“Señor Presidente, el logro que usted le ha dejado a la patria en indistintas materias es muy grande, el de la seguridad democrática, el de Familias en Acción, el de la derrota a los grupos al margen de la ley, el hecho de que el mundo nos mire con otros ojos, el de que los inversionistas más importantes de la Tierra estén llegando ha hacer grandes inversiones es un logro que sólo se puede seguir si usted lidera este proceso electoral con las gentes del Partido de la U”, dice Torrado en su misiva, según él, a nombre de un grupo de congresistas de su colectividad.

Para el senador Armando Benedetti —copartidario de Barreras y Torrado—, con esas propuestas lo que están haciendo es “perratearse” a Santos. “Seamos serios, lo que están buscando es unos voticos extras de gente distraída, clasificar en los medios y mostrarse como los más uribistas de los uribistas. Pero están deslegitimando a Juan Manuel Santos, que tiene una excelente hoja de vida para ser candidato y Presidente”, declaró.

En la otra orilla, el candidato presidencial del Polo Democrático, Gustavo Petro, señaló que en estos momentos, sin reelección,  la ley ordena la neutralidad del Jefe de Estado. “Es un problema de ellos si quieren seguir violando la Constitución. Ahora, eso también es un mensaje en el sentido de que Santos no es capaz de hacerse elegir y que mucho menos va a ser capaz de dirigir a un país tan difícil como Colombia”, dijo.

Rafael Pardo, candidato liberal, piensa que es una “debilidad inmensa” de los “feudocandidatos uribistas”: “Es un abuso y un manoseo del nombre del presidente Uribe que es inaudito. Que lo dejen gobernar y terminar su mandato y que ellos hagan su campaña y presenten sus propuestas, pero que no abusen ni manoseen”, enfatizó.

En lo jurídico, la posibilidad de Uribe como fórmula vicepresidencial o en licencia haciéndole campaña a otro es un deseso difícil de cumplir. Para el analista político Fernando Giraldo, el primer caso es imposible porque la decisión de la Corte de prohibir otra reelección cobija al vicepresidente, y en el segundo, la licencia no se puede pedir para hacer política: “De todas maneras, creo que el solo hecho de que anuncien este tipo de cosas, sabiendo que no se pueden concretar, implica un mensaje muy fuerte a la opinión pública en el sentido de que hay que garantizar, como sea, que Santos gane”.

Giraldo cree que, de todas maneras, la participación del primer mandatario en política es evidente y debería ser investigado disciplinariamente porque la ley lo prohíbe. “Cuando decide llamar a candidatos como Andrés Felipe Arias y Juan Manuel Santos, para hablar de la campaña presidencial, está incurriendo en actividad política, y no pasa nada”.

Rivera, ¿candidato del PIN?

El martes se conoció que el senador Édgar Espíndola, vocero del Partido de Integración Nacional (PIN), le pidió al ex senador liberal Rodrigo Rivera ser el candidato presidencial de su colectividad. “Conocedor de la capacidad,  experiencia y amor por Colombia del doctor Rodrigo Rivera; aunado a los principios y valores que lo caracterizan; conscientes de la circunstancia  política, social y económica que está viviendo el país, como vocero oficial del PIN, le pido ser nuestro candidato a la Presidencia”, señaló Espíndola en un comunicado público. Sin embargo, ni el presidente del PIN, senador Samuel Arrieta, ni el mismo Rodrigo Rivera se pronunciaron al respecto.