“Un viaje a la psique humana”

La producción del director Tim Burton, inspirada en la obra del escritor Lewis Carroll, se estrena este viernes en Colombia.

“Algunas personas hacen terapia, otras hacen películas”, dijo en medio de una carcajada el director de cine norteamericano Tim Burton durante la rueda de prensa que, en el marco de la exposición Comic Con, presentaba la más reciente película de Disney, Alicia en el país de las maravillas.

¿Cómo había llegado Burton a la rubiecita creada por Lewis Carrol en 1865?, fue la pregunta con la que lo asaltaron una y otra vez periodistas de todo el mundo. El genio, quien dirigió El joven manos de tijeras (1991) y Charlie y la fábrica de chocolate (2005) sentenció despelucándose su maraña de pelo: “Creo que en este tipo de historias hay una suerte de concepto universal, ya sea El mago de Oz o Alicia en el país de las maravillas, todo se trata de un viaje interior. Cada uno de los personajes representa cosas dentro de la psique humana”.

El mundo puede gozar de este retorno al país de las maravillas en 3D, gracias a que hace dos siglos el reverendo Charles Lutwidge Dodgson, más conocido como Lewis Carroll, un profesor de matemáticas de la Universidad de Oxford, creó en plena sociedad victoriana a Alicia y se convirtió en el autor de libros infantiles más consagrado de su época. Seis años más tarde, en 1871, Carroll terminaba por consagrarse con la continuación de su historia A través del espejo. Desde que sus libros pisaron las librerías, la historia comulgó con el teatro y más adelante con la pantalla grande y la televisión. En 1951, Disney la volvió un ícono de la fantasía animada y desde entonces habitó en la memoria colectiva de muchas generaciones.

“Llegué a Alicia debido a que la conexión emocional que surgió con el libro nunca surgió con las versiones que vi”, añadió Tim Burton en la conferencia de prensa. “Siempre se trataba, nuevamente, de una serie de aventuras de una niña que deambula de un personaje estrafalario a otro. Creo que cualquier cosa que posea esta fuerte carga de imágenes de ensueño, que de algún modo permanecen con uno, es importante para nuestro subconsciente y nuestra mente creativa, así que intenté tomar esas imágenes y hacer con ellas una película”, agrega el director que sacudió al mundo con su estética oscura, onírica y cadavérica en filmes como El extraño mundo de Jack y El cadáver de la novia, por no hablar de su libro de poemas La melancólica muerte del Chico Ostra.

Esta vez, gran parte de la película está basada en Jabberwocky, un poema sin sentido que Carroll incluyó en su obra y, esta vez, Alicia protagonizada por Mia Wasikowska tiene 19 años de edad y regresa al mágico mundo que conoció por primera vez cuando era niña y cayó por el hoyo de la madriguera. Ahí, en ese submundo, volverá a reunirse con los extraños amigos: el Conejo Blanco, Tweedledee y Tweedledum, el Lirón, la Oruga, el Gato de Cheshire y, por supuesto, el Sombrerero Loco.

“Todos los personajes son extravagantes, pero quería dotar a cada uno de una extravagancia propia para que cada uno fuera diferente a su manera. El Sombrerero Loco, por ejemplo, es un personaje icónico. El objetivo de Johnny Depp, al interpretarlo, fue dotar de un costado más humano a la locura del personaje”, explicó Burton, quien ha trabajado con el actor en más de cinco cintas.

 Cuando Alicia regresa a la Infratierra, el tiempo ha pasado, la Reina Roja ahora gobierna el país y tiene a todo el reino bajo su tiránico mando. Alicia tendrá que ayudar a que la vieja tierra de las maravillas recobre su antiguo esplendor.

“Los personajes son alocados y divertidos, y hay un poquito de nosotros en todos ellos. La Reina Roja, con sus ataques de furia; el asombro constante de Alicia frente a todo lo que ve a su alrededor y ese ‘drama’ del Sombrerero Loco. Es una historia genial para ser llevada al cine, porque trascienden todo tiempo y lugar”, concluye Tim Burton con la certeza de haber creado un mundo que le hace justicia a eso soñado y algo sombrío que Carroll escribió.