La tierra se estremece

Primero Haití, luego Chile y ahora un nuevo terremoto sacudió a la Tierra. Esta vez Taiwán.

Aunque la diferencia en la escala de Richter entre el terremoto que asoló a Haití hace mes y medio, y el que padeció Chile este sábado fue de apenas 1,8 puntos, en la realidad —por tratarse de una escala logarítmica— el terremoto de Chile fue 500 veces más potente que el de Haití.

Y aun así, el contraste entre ambas tragedias pareciera inversamente proporcional: en Haití los muertos se cifran en 250.000 (sobre una población total de 10 millones de personas) y, de momento, en Chile no superan el millar (sobre una población de 17 millones de personas).

Para Roger Bilham, experto en geología de la Universidad de Colorado, la diferencia de riqueza entre ambos países se traduce en una mayor seguridad durante tiempos convulsos, lo que permitió que los chilenos estuvieran mejor preparados para enfrentar un desastre como el actual.  Además de las diferencias relacionadas con la profundidad del sismo, la cercanía del epicentro a núcleos urbanos, entre otros, los aspectos relacionados con infraestructura, leyes y gobernabilidad fueron vitales para salvar vidas en el país suramericano.

Otro factor que ha sido definitivo es el número de réplicas de los terremotos. En Haití se presentaron 88 réplicas después del sismo del 12 de diciembre, mientras que en Chile hasta ahora van más de 50, las últimas de intensidad de 5,9 grados. “Es normal que se presenten movimientos menos fuertes después de un temblor como el que vivieron Chile y Haití, pero éstas disminuyen con el paso de los días. En un país como Haití las réplicas suelen causar más daños. En Chile el movimiento fue tan fuerte que aún están en la etapa postraumática y por eso un movimiento genera tanto horror”, explicó Marcelo Domillach, geólogo chileno.

En lo que va corrido del año, tres fuertes terremotos han sacudido a Haití, Chile y Taiwán, que el miércoles en la noche sufrió un movimiento de 6,4 grados en la escala de Richter. Geólogos explican que es normal que en el año se presenten muchos movimientos, pues las placas tectónicas se mueven con frecuencia. Sin embargo, dicen que la diferencia es que este año se han presentado tres fuertes movimientos en muy poco tiempo. “El planeta Tierra es de naturaleza inestable y cada día se producen cientos de temblores fruto del roce de placas tectónicas o de las presiones procedentes del centro del planeta”, explicó el geólogo peruano Daniel Machado.

Según datos del Servicio Geológico de EE.UU. (USGS), en 2010 ya se han producido un total de seis terremotos en el mundo de más de cinco grados en la escala de Richter. El año pasado se registraron un total de 47 por encima de esa intensidad. Los expertos ya han identificado varios puntos frágiles: la ciudad nepalí de Katmandú es la más vulnerable del mundo ante un terremoto, según la revista Forbes, que hizo un listado de las 20 localidades más “débiles” a la hora de un temblor. En la lista también están Manila, Islamabad y Quito. En ese listado, elaborado a partir de datos recopilados por la compañía estadounidense Geohazards International, también figuran Estambul (Turquía), Nueva Delhi, las mexicanas Ciudad de México y Tijuana, las chilenas Santiago y Antofagasta, la ecuatoriana Guayaquil y San Salvador. Las únicas ciudades del mundo desarrollado que aparecen se encuentran en Japón, y son Tokio, Nagoya y Kobe.

El de Chile se había pronosticado en 2007 por sismólogos europeos y chilenos, incluso con intensidad. Entonces dijeron que sería entre 8 y 8,5° en la escala de Richter, sólo que sin fecha. Ahora advierten que otras zonas que podrían sufrir un megaterremoto son Iquique y Arica.

Temas relacionados