La cara de Juan Valdez en 2010

Procafecol le apostará al franquiciado para ampliar el mercado de la tiendas Juan Valdez.

Canadá, Estados Unidos, Centroamérica, el Caribe, Perú, Argentina y el mercado nacional se convertirán este año en la prueba de fuego del nuevo modelo de franquicias de las tiendas Juan Valdez.

Así lo anunció ayer Catalina Crane, presidenta de Procafecol, la firma adjunta a la Federación Nacional de Cafeteros encargada del manejo de estas tiendas. Según explicó la ejecutiva, el franquiciado tendrá el control de la operación, mientras la entidad se encargará de la marca.

“Buscamos empresas expertas en este tipo de negocios, que puedan expandirse rápidamente, con una capacidad financiera significativa y con capacidad operacional”, anunció Crane, y agregó que su entidad espera expandirse en el mediano plazo a los países vecinos.

Además, dentro de su estrategia internacional, la marca desea concentrarse en los aeropuertos, donde puede vender un gran volumen y una visibilidad global; en internet, canal con el que espera vender cerca de $20.000 millones a diciembre de 2010; y, finalmente, en los supermercados, donde espera terminar el año con la apertura de 4.111 puntos de venta y operaciones por $4.242 millones.

La estrategia será complementada, en el mercado nacional, con la apertura de cinco tiendas por año en el corto plazo. Procafecol espera adaptar su portafolio de productos para nuevo público y expandir los servicios que ofrece en sus establecimientos; para lograr este objetivo, renovará sus empaques y realizará estrategias de precios.

Este también será el año de las alianzas: Procafecol espera profundizar el negocio con Popsy para la venta de helados a base de café, siendo el mocaccino y el caramelo con café los nuevos sabores.

En el proyecto sobresalen bebidas de café con cola y bebidas listas para el consumo, además de fortalecer la alianza con la firma de electrodomésticos Samurai para la venta de bebidas calientes en pods. “La innovación es esencial para este negocio”, aseguró Crane.

Con este nuevo modelo, la entidad aspira a superar la pérdida neta (los ingresos frente a los egresos operacionales) de $12.760 millones que registró en 2009. Otros indicadores, como las ventas totales por $78.439 millones, que significaron un crecimiento del 6% frente a 2008, o los $6.159 millones percibidos por ventas en los supermercados colombianos, mostrarían que la meta se puede alcanzar.

Temas relacionados