Acuerdo puso fin al caos en Bogotá

Regresaron los buses, las clases y el Pico y Placa.

Luego de más de seis horas de conversaciones, los diálogos entre pequeños transportadores y autoridades llegaron a buen término al final de la tarde del jueves.

“Estos momentos difíciles no se volverán a repetir”. De esa manera, hacia las 7 p.m. del jueves, el alcalde Samuel Moreno les anunció a los capitalinos el levantamiento oficial del paro de transporte que desde hacía cuatro días tenía semiparalizada a la ciudad, generando millonarias pérdidas. Luego de más de seis horas de difíciles negociaciones con los líderes de la protesta, la Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans) de Bogotá, el mandatario local entregó su parte de victoria explicando los alcances de un acuerdo en el que cedió parcialmente ante las pretensiones de la contraparte.

Asimismo, Moreno dio la orden de salida inmediata a los 14.000 vehículos, entre buses y busetas, que dejaron de prestar su servicio esta semana, aseguró que vuelve la medida del Pico y Placa y que desde este viernes continúan en total normalidad las clases en colegios públicos y privados.

Apetrans convocó el paro el pasado lunes argumentando que las condiciones de la licitación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), que lidera la administración distrital y se adjudicará este año, eran “lesivas” a sus intereses empresariales. Los pequeños transportadores exigían que la renta fija mensual que recibirán en el marco de ese negocio, durante los 24 años que dura la concesión, pasara del 0,8% a un 1,7%. Las autoridades les ofrecieron un 1,5%, que terminaron por aceptar en la tarde del jueves.

El Alcalde fue enfático en decir que el trato “no afecta para nada” ni la sostenibilidad ni las tarifas del SITP, licitación que busca dividir a Bogotá en 13 zonas para la prestación del servicio del transporte público colectivo y entregar cada una de ellas a una empresa responsable.

Sin embargo, el representante a la Cámara Nicolás Uribe aseguró anoche que el pacto significará “menos obras para la ciudad, menos recursos para colegios y menos inversión social” porque la plata “se la darán a los transportadores”.

En rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, Moreno leyó el acta del acuerdo, cuyo primer punto es que los pequeños transportadores se comprometen a no volver a protestar por las vías de hecho. “No habrá más ceses de actividades en el transporte”, aseguró el mandatario.

Después de analizar las tablas de los equipos y las tasas de rentabilidad, las partes pactaron un incremento del 5% en los valores de los vehículos que participen en el SITP y sean modelo entre 2001 y 2010. Los precios de los modelos anteriores a 2000 se mantienen como estaba establecido en los pliegos de la licitación.

El acuerdo se explica en que cuando entre en operación el SITP los pequeños transportadores podrán vender sus vehículos al operador, además de obtener una ganancia fija mensual por los mismos.

Tanto pequeños transportadores como autoridades distritales se volverán a sentar a la mesa a partir de la próxima semana, todos los martes y jueves, para discutir y socializar la implementación del SITP y sus pliegos. La idea es evacuar temas menores que ya se venían debatiendo antes del paro.

El presidente de Apetrans, Alfonso Pérez, cabeza visible de la protesta, por su parte, ofreció disculpas públicas a los ciudadanos por el caos y dijo: “No hicimos actos vandálicos. No somos subversivos. Sólo estábamos reclamando los derechos de nuestras familias. Queremos garantías de que nos van a cumplir”.

Entre los primeros que reaccionaron al acuerdo para levantar el paro está Orlando Herrán, director del Sindicato Nacional de Choferes, quien aseguró que aún hay algunos puntos de la negociación que no se han hecho públicos. “Como, por ejemplo, qué va a pasar con los conductores detenidos”.

Los grandes investigados

La exitosa jornada del jueves se había iniciado con la noticia de un intento de saboteo en Transmilenio, la suspensión de clases en los colegios oficiales, con 11 empresas de transporte público colectivo investigadas por no prestar sus servicios, cinco marchas que llegaron a la Plaza de Bolívar a apoyar a los protestantes, unos 1.500 buses funcionando en la ciudad, 102 detenidos por disturbios y una difícil negociación en el Palacio de Liévano.

Casi al mediodía se inició la mesa de diálogo entre seis representantes de Apetrans y funcionarios de los gobiernos local (el secretario general Yuri Chillán, el de Movilidad, Fernando Álvarez, y la de Gobierno, Clara López) y nacional (el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego).

Fuera de la negociación, tal y como lo prometió el pasado miércoles en la noche, el Alcalde aceleró los procesos de investigación a varias empresas de transporte público colectivo que habrían dejado de prestar sus servicios desde el pasado lunes. Copenal, La Nacional, Metropolitana, Asotrandes, Conalmicros, Sotransmios, Expreso Suroriente, Universal de Transportes, Transportes Fontibón, Cootransniza y Cootransbosa son las 11 compañías que, según los anuncios oficiales, podrían ser sancionadas por abandono de rutas.

Aunque el paro fue liderado por los pequeños, la mayoría de transportadoras investigadas son consideradas “grandes”, pues cuentan con más de 500 vehículos para prestar sus servicios.

Desde este viernes, todo vuelve a la normalidad

Luego de que Samuel Moreno Rojas, alcalde de Bogotá, dio la noticia de que el paro de transporte que generó el caos en la ciudad desde el pasado lunes había concluido, comenzaron a levantarse las distintas medidas que había tomado la administración para garantizar el transporte y la tranquilidad de los capitalinos.

Como primera medida, la restricción por placas al tránsito vehicular, tanto para los carros particulares como para los públicos, fue impuesta de nuevo. El Pico y Placa regirá para el día viernes, como de costumbre, desde las seis de la mañana hasta las ocho de la noche, y les corresponderá a los autos cuyas placas terminen en 8, 9, 0 y 1.

Asimismo, los colegios distritales y los privados que así lo consideren, volverán a dictar sus clases en horario habitual.

Como lógica consecuencia de la negociación a la que llegaron el jueves los manifestantes y la Alcaldía, con la intermediación, entre otros, del ministro de Transporte, Uriel Gallego, los 16.500 buses y busetas que habían cesado en sus servicios volverán a circular este viernes por la ciudad, por las mismas rutas, con las tarifas aprobadas hace un mes.

Temas relacionados