Crisis, guerras y terremotos anunciados

El terremoto de Chile había sido anunciado por los astrólogos, que ahora advierten que julio y agosto serán meses muy difíciles.

Como en la novela de García Márquez, las crisis, guerras y terremotos que nos ha deparado el período 2008-2010 son crónicas anunciadas. El problema es que en el siglo XXI, a diferencia de la Edad Media, los gobernantes no se suelen asesorar por brujos, astrólogos o mentalistas, aunque los hay… Si así fuera, se habrían adoptado medidas preventivas a lo menos ante la crisis económica mundial y los terremotos, si no contra las guerras del fin de la Historia.

No sólo los sismólogos habían estado anunciando desde 2007 que la zona donde ocurrió el terremoto grado 8,8 de Richter estaba “madura” para un esperado megasismo, lo profetizó en diciembre de 2009 un supuesto clarividente ecuatoriano, Efraín Barraza Estrada, conocido como el Mago Yin, quien anuncia tantos sucesos para tantos lugares, que pudo ser un chiripazo.

Sin embargo, la llamada astrología “mundana”, también lo tenía en carpeta. Los astros perfilan al 2010 como un año crítico en materia de terremotos, erupciones, crisis políticas y económicas por la cuadratura Plutón-Saturno. Julio y agosto se perfilan como los peores meses. Según astrólogos, el comienzo del mes de agosto será cuando la tensión cósmica se encuentre en su máximo apogeo.

Pero también hubo anticipaciones desde la ciencia, 2007 fue anunciado por sismólogos europeos y chilenos, hasta con grados (sería entre 8 y 8,5 de Richter), sólo que sin fecha “en cualquier momento” que es lo que le falta afinar a la sismología.

En octubre de 2003 el astrólogo estadounidense Raymond Merriman, de California, basándose en que en el período 2008-2010 estaría vigente la “influencia” de la cuadratura Saturno-Plutón, asociada con una cuadratura Plutón-Urano, y a la vez con una oposición Saturno-Urano, vaticinó tiempos especialmente críticos en lo económico y en lo político.

La crisis económica de 2008, las tensiones mundiales y guerras de Irak y Afganistán, así como los recientes terremotos de Haití, Chile y China parecen verificar sus anuncios. Estos no son resultado de “precogniciones” paranormales, sino de cálculos mediante los cuales se analiza la correlación entre los ciclos que establecen algunos planetas entre sí y acontecimientos en la Tierra. Así, la astrología “mundana” ha comparado estadísticamente la coincidencia de ciertos momentos de los ciclos planetarios con determinados sucesos históricos.

En el caso de Saturno-Plutón, su ciclo dura de 32 a 37 años dependiendo de la órbita elíptica de Plutón. Los puntos tensos se producen cada siete o nueve años y son la conjunción (distancia de cero grados entre ellos vistos desde la Tierra), la cuadratura (distancia angular de 90 grados), y la oposición (180 grados). Ahora bien, en torno a las fechas en que ocurren estas distancias angulares, coincide que en la Tierra ocurren tensiones o crisis económicas, políticas o telúricas con mayor abundancia que en otras fechas en que ambos planetas están en relación llamada “armónica”, por ejemplo, a 120 grados de distancia angular, cuando lo que abunda son las bonanzas económicas, las distensiones políticas y las calmas telúricas.

Merriman y otros, como el español Javier Reinoso, y sobre todo el francés André Barbault, fundador de la moderna astrología mundana, han experimentado haciendo anuncios hacia el futuro. Barbault se hizo famoso al anunciar la caída de la URSS y el comienzo de una nueva era en lo político. En una obra publicada por Grasset en 1955, Barbault anuncia: “En la conjunción de 1953, Stalin muere… la URSS está en plena metamorfosis: se abre a un nuevo ciclo que la conduce al término capital de 1989”. En 1955 nada hacía pensarlo.

Para lograr esa precisión Barbault ligó el destino de la URSS al ciclo planetario de Saturno con Neptuno, que ocurre cada 35-36 años, porque en la conjunción de los mismos astros en 1917 el partido bolchevique había tomado el poder en Rusia, partido que a su vez venía desde una conjunción anterior de los mismos astros en 1882. El fin de cada ciclo debería ser entendido como significando un final y una renovación; así anunció en 1952: “Relevo de poder en el Kremlin”. Stalin murió el 5 de marzo de 1953. El siguiente fin de ese ciclo era 1989.

Barbault hace también una operación en la que a partir de todos los ciclos de los planetas construye un índice general en cuyas caídas de la curva se producen graves hechos mundiales, como lo fueron las Primera y Segunda guerras mundiales, por ejemplo, o hechos positivos en sus cumbres, como el inicio de la revolución tecnológica y la globalización. Pues bien, en un artículo publicado el 23 de septiembre de 2008, anunció que “el índice cíclico se encamina hacia su primera caída secular en 2010…”.

Las profecías mayas

Según un experto de la Nasa,  el terremoto de 8,8 grados en Chile modificó ocho centímetros el eje de la Tierra, provocando que los días sean más cortos: el tiempo se modificó en 1,26 microsegundos. Esta observación científica generó una serie de teorías, basadas en las profecías mayas, las cuales señalan el año 2006 como el comienzo de una época de oscuridad y grandes cataclismos.

Según los estudiosos de las profecías mayas, los sismos que se han presentado en el mundo desde 2004 forman parte de esa serie de catástrofes que terminarán cambiando el mundo. El terremoto y posterior tsunami en Sumatra; el temblor en Sichuán, China; La destrucción de Puerto Príncipe,  Haití; y por último Chile forman parte de la cadena de desastres pronosticados. Sin embargo, aclaran los expertos en astrología maya, que a pesar de las tragedias no es que el fin del mundo esté cerca, sino que comienza una época de grandes transformaciones.

El año del Tigre

Según el horóscopo  chino, el 14 de febrero de 2010 comenzó el año del Tigre, que según los astrólogos, será notoriamente turbulento. Advierten que se producirán grandes catástrofes naturales, revoluciones, guerras y golpes de estado.

Los últimos años del Tigre han sido bastante convulsos en materia política. Por ejemplo, en 1950, que fue el último año idéntico a 2010, fue cuando comenzó a afirmarse la Guerra Fría. Curiosamente, la Casa Blanca siempre se ha visto bastante alterada en los años del Tigre. En 1962, el mundo estuvo al borde de una tercera guerra mundial por la instalación en Cuba de misiles soviéticos, la llamada “crisis de los misiles”. En 1986, el presidente Ronald Reagan sufrió el Irangate (Venta de armas al gobierno iraní en plena guerra Irán-Irak), y en 1998, Bill Clinton tuvo que enfrentar el escándalo Lewinksky. También en ese año Hugo Chávez llegó al poder.