Bienes comunes no se aseguran en el país

Menos del 10% de los colombianos tienen seguros de este tipo.

Como dice el conocido refrán, “Después del ojo afuera, no hay Santa Lucía que valga”. Y es a esto a lo que están expuestos más del 90% de los propietarios de bienes inmuebles en Colombia que no poseen algún seguro que proteja sus propiedades contra riesgos como incendios, terremotos y daños por agua y terrorismo.

De acuerdo con la Federación de Aseguradores de Colombia (Fasecolda), menos del 10% de los colombianos tienen seguros de este tipo, por desconocimiento y en algunos casos por falta de recursos.

Después del terremoto de Armenia, hace 11 años, el Gobierno expidió la Ley 675 de 2001, mediante la cual se obliga a los administradores de conjuntos cerrados y edificios, regidos por propiedad horizontal, a contar con una póliza que proteja los bienes comunes. De ocurrir algún siniestro y no contar con esta póliza, el administrador deberá pagar con sus propios recursos la reconstrucción de los bienes afectados o en su defecto podría ir a la cárcel por incumplimiento de las normas.

Debido a los recientes siniestros en Haití, Chile, China y Turquía, que dejaron miles de víctimas y viviendas destruidas, Fasecolda recomendó a los copropietarios y administradores de propiedad horizontal incluir el tema en sus asambleas, que están próximas a realizarse, para que consideren la adquisición de este tipo de póliza.

De acuerdo con Carlos Varela, director de la Cámara Técnica de Incendio y Terremoto del gremio asegurador, si bien esta póliza es una obligación, la mayoría de las administraciones la obvian, muchas veces por desconocimiento o por reducir el valor del canon que se paga.

Fasecolda explicó que una de las causas para este bajo nivel de penetración es que no hay un ente regulador que exija a las copropiedades que cumplan con este requisito. Aunque las alcaldías tienen facultad para inspeccionar y exigir el cumplimiento de esta norma.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Proveedores de internet, más transparentes

Siguen cayendo las licencias de construcción