Fernández sigue como facilitador

Una mediación que incomodó a Chávez.

Al parecer la visita que el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, hizo el pasado viernes y sábado a Colombia como parte de su gestión de facilitación para normalizar las relaciones diplomáticas y comerciales entre Bogotá y Caracas  desató la ira de Hugo Chávez. Después de reunirse con Álvaro Uribe, Fernández anunció que preveía encontrarse el lunes en Santo Domingo con el canciller venezolano, Nicolás Maduro, en una cita que finalmente no se concretó.

En vez de eso, el gobierno venezolano envió una nota de protesta a República Dominicana mostrando su “preocupación” y “molestia” por la mediación iniciada por Fernández sin realizar consultas previas. El desconcierto fue total en República Dominicana, cuyo canciller, Carlos Morales Troncoso, manifestó su pesar por la actitud del gobierno de Chávez. “La idea de la cita con el canciller era explicar los avances en el proceso de mediación”, explicó.

Un día después, el gobierno de República Dominicana emitió un comunicado explicando que se intentó “por diversas vías” entrar en contacto directo con las autoridades venezolanas para comunicarles “la metodología y las acciones a ser emprendidas. Desafortunadamente, no obtuvimos respuesta a esos esfuerzos”.

Según Teodoro Petkoff, director del periódico venezolano Tal Cual, esta es una muestra más de la atorrante diplomacia venezolana. En un editorial, Petkoff señala: “Según Maduro, debe deducirse que Fernández debía pedir autorización y aprobación previa para realizar sus gestiones”. Y critica la forma como sale al paso Venezuela: “Llama la atención que el diplochavismo nunca se refiere al fondo de los planteamientos. Su técnica es la de salir al paso con insultos y descalificaciones”.

Por lo pronto, la mediación parece estar en el limbo y la situación entre Venezuela y República Dominicana entró en una etapa difícil, aunque el vocero de la presidencia dominicana afirma que “las relaciones no tienen por qué afectarse”.

En medio de tantos comunicados, Colombia emitió uno en el que aclaró que la visita de Fernández tuvo el único objetivo de avanzar en el mecanismo de mediación. Fernández, por su parte, dice que continúa con su tarea: “Cumplir con responsabilidad y prudencia el mandato que le fue conferido en la Cumbre de Río”.