Radical arremetida contra el Alcalde

Cambio Radical denunció un presunto favorecimiento a la campaña del hermano de Samuel Moreno. Alcaldía no respondió. 

En una rueda de prensa, realizada ayer y liderada por el candidato presidencial Germán Vargas Lleras, el Partido Cambio Radical arremetió contra el alcalde Samuel Moreno denunciando presuntas irregularidades en la administración distrital. El concejal de esa colectividad Felipe Ríos reveló, documentos en mano, la existencia de 76 contratos por un valor de $1.877’407.742 del Distrito con personas que habrían formado parte de las listas del senador Iván Moreno —hermano del mandatario local— en la pasada consulta interna del Polo Democrático.

“Cruzamos la información de las listas nacional y distrital de Iván Moreno en la pasada consulta interna del Polo con los nombres de los contratistas del Distrito y descubrimos esto. Algunos de esos contratos ya se terminaron y otros siguen vigentes”, explicó Ríos.

Por su parte, el representante a la Cámara por Bogotá Germán Varón denunció que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) estaría pensando levantar toda la calle 116, donde se hicieron unas polémicas obras por valorización que se retrasaron más de un año y presentaron sobrecostos. “Quiero denunciar el caso de la calle 116, en donde una vez terminada la obra le notificaron a la gente, que trabaja y vive en ese lugar, que la van a volver a levantar por desconocimiento en la red del acueducto… La conducta de la directora del IDU (Liliana Pardo) ya está rayando en lo penal… Con la primera piedra que levanten de la 116 pongo una denuncia penal”.

Una tercera acusación por parte de Cambio Radical corrió ayer por cuenta del cabildante Carlos Galán, quien se refirió a las obras del grupo IV de Transmilenio por la 26, cuyo contrato fue cedido por Transvial —consorcio del cual forma parte el grupo empresarial Nule— a la firma Conalvías, según informó oficialmente la Alcaldía.

Galán aseguró que el contrato realmente “no se le cedió a Conalvías, sino a un grupo empresarial llamado Vías Bogotá. El pasado 18 de febrero, cuando el Alcalde salió a anunciar, con bombos y platillos, la cesión del contrato, realmente él no había firmado la cesión, sino un memorando de entendimiento con una sociedad futura, de la cual forma parte Conalvías como socio mayoritario, pero hay otros socios. Ese día esa sociedad no estaba registrada, no existía. Se creó en Cámara de Comercio hasta el 23 de febrero”. El concejal dijo además que en los puntos neurálgicos la obra está paralizada.

En la rueda de prensa, Galán presentó un borrador del contrato de cesión, sin asegurar que sea el definitivo, en el que queda claro que el IDU y Transvial firmaron una cláusula en la que se perdonan los incumplimientos y las multas de esta última.

A su turno de hablar, Vargas Lleras criticó el gobierno Moreno porque “ha despertado todo tipo de sospechas y desconfianzas entre los bogotanos” y aseguró que hay “un cartel de abogados que por una puerta entran a representar a la ciudad y por la otra a los contratistas”.

El Espectador se comunicó con la oficina de prensa de la Alcaldía para obtener una respuesta a las denuncias y no fue posible. Extraoficialmente, de esa dependencia preguntaron: “¿No es mucha casualidad que hagan este tipo de denuncias justo tres días antes de las elecciones?”.

Por su parte, la directora del IDU, Liliana Pardo, prefirió no pronunciarse respecto a las críticas a su gestión y a la amenaza de una denuncia penal por parte de Germán Varón.

Desde que se desató el escándalo de los retrasos  e incumplimientos en las obras del grupo IV de Transmilenio por la 26, a principios de este año, ese instituto y el propio Alcalde Moreno han asegurado en reiteradas ocasiones que no se detendrán los procesos de multas en contra de Transvial.

Temas relacionados