‘Por poco regalan el tercer canal’

El ex comisionado de TV Eduardo Noriega dice que lo mejor de Uribe es que se va, y no por voluntad propia.

¿La adjudicación del tercer canal será finalmente durante este gobierno?

No hay la más mínima posibilidad, porque todavía no saben ni cuánto vale ni cómo funciona… Pero ganas no les faltan, estuvieron a un cacho de regalarlo.

¿Se debe acabar la Comisión Nacional de Televisión?

No. Pero hoy es como si no existiera, pues desde el Ministerio de las TIC dan las órdenes, y lo que es peor, no responden por nada.

¿Qué tan autónoma es en realidad esa entidad?

Cero. En ocho años se acabaron las autonomías y los contrapesos.

Y dicen que es costosa por su burocracia.

Costoso es que no tengamos televisión pública, que regalemos el espectro electromagnético, que acabemos con la TV comunitaria, que no exista el pluralismo informativo.

¿Por qué será que todos los intentos por acabarla han fracasado?

Uribe hizo todo para acabarla, pero luego se dio cuenta de que era más fácil capturarla. Y hoy la maneja como maneja el tinto en su caballo de paso.

¿Por qué quiere ser congresista?

Para contribuir a que la educación sea el eje de nuestro desarrollo social y económico, para impulsar una ley de comunicaciones que las democratice. Para representar a los afrocolombianos, a la Costa Pacífica y a la Costa Atlántica. Para armar bancada y coalición progresista, y también para hacerle control político al gobierno, el que venga, porque donde pongo el ojo...

¿Y por qué el Polo?

Es la alternativa que mejor defiende el Estado Social de Derecho y es el único partido sin vínculos paramilitares. Pero en el interior del Polo también hay que dar un debate contra la corrupción, el clientelismo, la lucha armada y los vínculos chavistas.

¿Cuál es su polo opuesto?

Uno no, los más de 80 variopintos candidatos al Senado con vínculos paramilitares.

Su lema de campaña.

“Las comunicaciones son tu derecho”, porque hoy somos ciudadanos de tercera si no tenemos acceso real a internet, a un teléfono celular, a la televisión.

El mejor político del país.

Admiro a los jóvenes que se meten a la política. Sebastián Romero, primer activista LGBT elegido popularmente como edil de Chapinero. El Milk colombiano.

Uno detestable.

Andrés Felipe Arias, a quien Daniel Coronell bien calificó como “el nuevo Santofimio”.

Lo mejor de Uribe.

Que finalmente se va, no por gusto, sino gracias a siete de los nueve magistrados de nuestra Corte Constitucional. Los que nunca fuimos uribistas nos estamos poniendo de moda.

Lo peor del actual Gobierno.

Hay una lista muy bien enumerada y detallada en Las perlas uribistas, pero sin duda no hay nada más grave que la impunidad por el desplazamiento y el despojo de tierras y la no reparación a las víctimas de la violencia armada. Ni nada más horrendo que los falsos positivos, que en realidad son crímenes de lesa humanidad.

¿Cuál es el mayor problema de la educación en Colombia?

El Gobierno Nacional, que sigue mangoneando a las regiones cuando la Constitución ordena descentralizar la educación.

¿Será que se está dedicando poco presupuesto a esa área?

El presupuesto se lleva gastando por años en matar una culebra… el gasto público en la guerra es abrumador e insostenible. El ejemplo de Bogotá es claro: la educación sólo mejora si se le invierte plata con ganas.

El consejo que siempre les da a sus hijos.

Pues en mi casa el debate es diario y más bien son ellos, de 10 y 7 años, quienes todos los días nos enseñan cosas a mí y a mi esposa, Catalina Velasco.

¿Y en dónde dejó el derecho?

Esas clases en el Externado, donde aprendí los principios liberales de los abuelos radicales, no se me van a quitar nunca.

¿Su mayor defensa?

La televisión comunitaria, la televisión pública y los medios alternativos de comunicación.


¿Ha sido abogado del diablo?

Más que abogado del diablo, abogado de causas perdidas, como el capítulo de restitución de tierras a las víctimas de la violencia armada en el proyecto de Ley que hundió el gobierno el año pasado. Pero yo soy perseverante y paciente…

¿Y usted si es derecho?

Social de derecho.

¿Lo más torcido que ha hecho?

Unos cuadros que colgué en la sala de la casa y quedaron terribles.

¿Si no hubiera estudiado derecho a qué se habría dedicado?

Maestro de primaria como mi madre.

¿El trabajo al que no se le mediría?

Banquero.

¿Por qué será que en este país lo queremos resolver todo a punta de leyes?

Pues mejor que a punta de plomo… ¡O de moto sierra! Y si las leyes logran proteger el interés general y garantizar la Constitución del 91, se ve su efecto positivo.

¿La prueba que no ha encontrado?

Nada me demuestra que darles recursos públicos a los ricos le sirve al país.

¿Y cómo le fue como Secretario General del ICETEX, del ICFES y del Ministerio de Educación?

Plan Decenal de Educación, organización del Sistema de Educación Superior, descentralización, mejoramiento de docentes...la lista sigue.

¿A qué le apuesta?

A que el Congreso se renueve y recupere su capacidad de marcar el rumbo del país.  Si no apostamos a eso, lo siguen armando desde La Picota y desde el U-bérrimo.

¿Su mayor sacrificio?

El servicio público es incompatible con los negocios. Eso implica tener una vida modesta, saber cuánto valen el mercado y los tenis de los niños. Optamos por una vida enriquecedora sobre una vida de riqueza.

¿Cuál es su lado positivo?

Llevo la diversidad  por dentro. Me encanta ser costeño, negro y de izquierda democrática.

¿Cómo quiere que lo recuerden?

Pues esa época de los próceres de la patria a los que les hacen una estatua está mandada a recoger. Yo me lucho y me
gozo cada día…

¿Su mayor orgullo en la vida?

Obvio, Eloisa y Tomás Noriega Velasco. Son excepcionales.

¿Lo más difícil de hacer campaña?

La cultura política en Colombia es muy pobre. Hay quien compra votos y hay quien vende votos, al por mayor y al detal. Y como a eso no le jalamos, es como David contra Goliat. Vamos a prevalecer.

¿Lo más samario que tiene?

La cultura costeña es solidaria y emprendedora y eso me gusta. Pero las profundas desigualdades y la violencia que no nos han dado un respiro me ofenden.

 

últimas noticias

La dulce propuesta de Manuela Sanín

El poder del piano

“Un poquito” de Diego Torres