Disturbios del concierto se armaron en Facebook

Habían creado un grupo semanas antes para ponerse de acuerdo.

Eran unos 200, según los vecinos del sector. Se encontraron en la esquina de la calle 63 con carrera 68 y justo cuando se inició el concierto empezaron unos desórdenes que se extendieron durante 45 minutos.

Más de 150 detenidos y ocho lesionados —cuatro policías y cuatro civiles— dejaron los disturbios que protagonizaron el pasado miércoles en la noche un grupo de jóvenes que no pudieron entrar a la presentación de la banda  de rock pesado, Metallica, en el parque Simón Bolívar.

Los resultados de los disturbios se podían observar ayer en los alrededores del parque, principalmente junto al coliseo cubierto El Salitre, en pedazos de vidrio y andenes, piedras, tapas de alcantarillas y hasta trozos de señales de tránsito que quedaron esparcidos por las calles.

Mientras adentro del parque los asistentes al concierto mantenían un comportamiento “ejemplar”, como dijo la Policía, los protagonistas de los desmanes se vistieron en su mayoría con capuchas para evitar ser identificados e intimidaron a los transeúntes que tuvieron la mala fortuna de pasar por el lugar al momento de la pedrea. Un vigilante testigo de los hechos aseguró que tenían un pica rocas con el que destruyeron metros de andenes.

Los heridos que dejó la jornada —lesiones en la cabeza, fracturas y una herida por arma blanca en una mano— recibieron asistencia médica en los hospitales de Engativá, San José Infantil y Suba.

Los residentes y trabajadores de la zona, heridos también de alguna forma, levantaron sus voces ayer para quejarse de los desórdenes, pidiendo a las autoridades mayores controles los días de conciertos. Algunos, incluso, llegaron a decir que, así las cosas, no quieren saber ni escuchar de más presentaciones musicales en su sector.