Curas alemanes, bajo la lupa

La Iglesia católica vuelve a ser blanco de duras acusaciones por abusos sexuales a menores.

Esta vez el escándalo estalló en Alemania, en donde más de 350 personas han denunciado haber sido víctimas de sacerdotes. En las últimas semanas, al Vaticano llegaron casos de abusos en instituciones católicas alemanas, incluyendo una vinculada al prestigioso coro de Ratisbona, dirigido por el hermano del Papa de 1964 a 1994.

Esta nueva crisis en el seno de la Iglesia ha abierto debates incómodos para el papa Benedicto XVI. Al fondo de la polémica empieza a surgir una institución que tiene 1.700 años de historia: el celibato establecido por el Concilio de Elvira (la Granada de entonces) en el año 306.

El arzobispo de Viena, Christoph Schoenborn, planteó el debate al pedir un “cambio de visión” sobre la soltería forzosa de los curas. Poderosos cardenales y otras voces en el Vaticano responden que esto no tiene discusión y niegan que el celibato sea un atenuante para la pederastia.