“Estoy sedienta de justicia”

Blanca Monroy, madre de uno de los jóvenes de los denominados falsos positivos.

¿Usted sabía que su hijo se iba a trabajar a Norte de Santander?

No. El  1° de marzo (de 2008) recibió varias llamadas en el celular del hermano. Le pregunté quién lo llamaba y me decía que era una persona que le había conseguido un trabajo. Al siguiente día recibió varias llamadas, la última  a  las 5:30 p.m. Él se arregló y se fue a encontrar con la persona que le ofreció el trabajo. Salió de la casa a las siete de la noche. Desde ese momento no volvimos a saber nada de él.

¿Qué tipo de trabajo era el que iba a desempeñar?

No nos dijo nada, pero según nos informaron a ellos los mandaban a recoger café.

¿Ya sabe cuánto dieron por la muerte de su hijo como supuesto guerrillero?

Hay otras madres que ya supieron, pero yo no. Sé que por el hijo de Luz Marina Bernal dieron $200 mil, por el hijo de La paisa dieron $600 mil. No sabemos por qué por algunos dieron más. De pronto hasta mejor no saber, es muy duro que la vida de un hijo valga tan poco.

¿Qué es lo más difícil que ha tenido que afrontar desde la muerte de su hijo?

Primero, los seis meses que transcurrieron sin saber dónde y cómo estaba. Luego, enterarnos de que había sido asesinado y que estaba en una fosa común en un lugar lejano. Lo más impresionante fue saber que murió en manos del Ejército, porque supuestamente estaba en un combate.

¿Sabe cómo fue su muerte?

A ellos los recogieron los reclutadores a las siete de la noche y los llevaron a Ocaña, Norte de Santander, a donde llegaron a las nueve de la mañana. Después se los entregaron a los militares, quienes a los dos de la tarde los mataron.

¿Es más triste saber que su hijo murió como un falso positivo?

Sí, no hubiera sido tan difícil si hubiera muerto en manos de la guerrilla o los paramilitares, pero no en manos del Ejército.

¿Le molesta que se use este término para referirse a su hijo Julián?

Falso positivo no es. La muerte de ellos es un crimen del Estado.

¿Por qué cree que su hijo fue uno de los elegidos para asesinarlo?

No sé si mi hijo se conocía con los otros muchachos que desaparecieron, me imagino que los reclutadores vieron la necesidad que tenía él de conseguir trabajo.

¿Alguna vez usted lo oyó hablar de la guerrilla?

No, nosotros nunca tocábamos ese tema, pensábamos que nunca nos iba a pasar.

¿Usted perdonó a los autores de la muerte de su hijo?

No.

Qué le pide al Gibierno para resarcir el daño causado a las familias de los falsos positivos.

Soy una madre sedienta de justicia. Le pedí al Ministro de Defensa que las personas que mataron a mi hijo vayan a la cárcel, pero él no me dijo nada, simplemente asintió. El general Padilla nos dijo que dentro del grupo de militares que asesinaron a nuestros hijos había muchos que eran inocentes, entonces no se puede juzgar a todos.

¿Y es cierto que a ustedes las han amenazado por denunciar?

A mí no, pero en julio del año pasado mis otros dos hijos venían de la tienda y una persona los interceptó les pidió papeles y a la niña la trató con palabras fuertes. A otras madres sí las han llamado y les mandan panfletos que dicen que dejemos de quejarnos, que somos unas viejas chillonas y que las tienen en la mira.

¿Alguna otra persona de su familia ha sido afectada por el conflicto?

Sí, a un hermano que estuvo en el Ejército lo mató la guerrilla y a otro lo desaparecieron los paramilitares.

¿Cuál es la institución que más los ha ayudado?

La Personería de Soacha.

¿De cuál desconfía?

Aunque no debemos juzgar a todos por lo que pasó, desconfío del Ejército. Veo a un militar y se me para el corazón.

¿Cómo está el ambiente en Soacha en este momento?

Hicieron un toque de queda para los jóvenes, no pueden estar en la calle después de las 10 de la noche. Al que violara la medida le daban piso. No sabemos quién dio la orden, pero da miedo salir.

¿Qué opina de que hayan dejado libres por vencimiento de términos a los militares investigados por falsos positivos?

No debieron haberlos dejado salir, no saben el daño que nos hicieron. Ellos deben pagar por lo que hicieron.

¿Hay o  justicia en Colombia?

No.

¿Cuándo llegará para ustedes?

Cuando veamos en una cárcel a las personas que mataron a nuestros hijos.

¿Alguna vez votó por Álvaro Uribe?

Sí, cuando lo reeligieron.

¿Quién será su candidato para las elecciones presidenciales?

Ninguno, ya no confío en nadie.

¿Qué opina de convertir a los estudiantes en informantes del Gobierno?

Grave, los muchachos corren peligro.

¿Cómo ha sido la reacción del presidente Uribe?

La primera nos dolió mucho  porque  salió en los medios a decir que nuestros hijos no habían ido a recoger café. Después de esta declaración intentamos reunirnos con él y, aunque se negó varias veces, finalmente accedió, pero pensamos que era porque quería mejorar su imagen para que lo reeligieran. Yo no asistí a esa reunión.

¿Cree que sirve de algo reunirse con el Presidente y el general Padilla?

No creo. Ellos dicen que por unas personas que cometieron este delito no se puede juzgar a todo el Ejército y que ellos están investigando, pero nada.

Si alguno de sus nietos o de sus otros hijos deseara ingresar al Ejército, ¿lo permitiría?

No. No lo dejaría.

Temas relacionados
últimas noticias