Emperatriz de Guevara, madre del mayor Julián Ernesto Guevara

Lleva cuatro años esperando los restos de su hijo, que próximamente serán devueltos por las Farc.

Usted lleva cuatro años esperando los restos de su hijo. ¿Confía en que las Farc se los entregarán algún día?

Hablé con Piedad Córdoba y me dijo que ya tenía las coordenadas. Más que nunca tengo fe en que eso será un hecho.

Desde abril del año pasado las Farc anunciaron la entrega de los restos de su hijo, pero no han cumplido. ¿Aún les cree?

Llevamos 11 meses esperando que esto se dé.

¿Por qué el mayor Julián Ernesto Guevara no fue liberado en la zona de distensión?

Ésta se hizo para tratar de arreglar los conflictos que había causado la guerra. Desafortunadamente la guerrilla nunca cumplió las condiciones.

¿Recuerda cuál era el plato favorito de Julián?

La carne y las papas a la francesa. Y cuando se quería dar un lujo se comía una cazuela de mariscos.

¿Qué no le gustaba al mayor?

Las lentejas, de hecho ningún fríjol.

¿Tenía algún deporte favorito?

El fútbol.

¿Eran muy allegados?

Sí. Vivía conmigo cuando no era hijo de la policía.

¿Tuvo hijos?

Sí. Una niña, Ana María.

¿Cuánto tiempo estuvo con ella antes de que lo secuestraran?

Seis años. Pero un año antes de su secuestro se había ido para Mitú (Vaupés).

¿Cómo era la relación de Ana María con su padre?

Muy buena. Sin embargo, a los pobres policías les queda muy poco tiempo para su familia.

¿Ella lo recuerda?

Ana María pasa por los parques y heladerías, y se acuerda siempre de su papá cuando la sacaba de niña.

¿Su nieta tiene rabia en contra de la guerrilla?

Aunque Ana María ya esté mayor, nunca ha entendido mucho qué es una guerra. Ella siente indignación, pero no odio. Ha perdonado de corazón.

¿Con quién tuvo a Ana María?

Con una novia que conoció en una de sus salidas.

¿Es allegada a la madre de Ana María?

No mucho, anteriormente ella no vivía en Bogotá, lo que dificultó nuestra unión.


¿Reza mucho por él?

Por él y por todos los que están secuestrados. Por lo menos ya sé dónde está mi hijo; en cambio los secuestrados, quién sabe para dónde irán.

¿Sueña con su hijo?

Muchas veces. Como el doctor me dice que los viejos soñamos poco, sueño despierta porque dormida no lo puedo hacer.

¿Por qué a su hijo le dio por ser policía?

Desde muy pequeño pensó en serlo, siempre dijo que quería. Nunca cambió de parecer.

¿No le dio temor que eligiera ese oficio?

No, porque uno como mamá no debe interferir en eso.

Con dolor de madre, ¿qué le diría a ‘Alfonso Cano’, comandante de las Farc?

Casi todos los sábados les mando un mensaje a ellos, porque son hombres equivocados. Allá en la guerrilla hay hombres que no quieren estar o que se los llevan. Una guerra no tiene por qué durar tantos años. Hay falta de humanidad de los señores de la guerrilla.

Cuando las Farc tenían en su poder a políticos el país parecía más interesado en la suerte de los secuestrados. Ahora sólo hay miembros de la Fuerza Pública. ¿A Colombia no le importan las vidas de sus soldados?

Mientras que a mí no me tocó, yo no dije nada y eso le pasa a muchos. Nos hemos vuelto indolentes, porque es una guerra que ha durado mucho tiempo. Cuando me dolió a mí, supe qué era eso. Antes no.

¿Ha tenido contacto con las familias de Pablo Emilio Moncayo y Josué Daniel Calvo?

Sí, he compartido con sus familias. Al profesor Gustavo Moncayo lo escucho todo el tiempo por el programa Noches de libertad, muchas veces nos saludamos entre nosotros. Nos hemos vuelto una familia.

¿Piedad Córdoba es la mediadora ideal para usted?

Sí. Ella tiene mucha autoridad, la guerrilla la considera una mediadora. Ojalá pueda seguir haciendo su tarea. Pero ella ha sido enfática en que esta será la última vez que interviene para lograr una liberación unilateral de secuestrados, el resto tiene que ser a través del intercambio.

¿La senadora los ha acompañado en sus tragedias?

Habla mucho con las familias de los secuestrados y con los secuestrados mismos, manda mensajes siempre de los muchachos secuestrados. Nosotros la apreciamos, porque su labor ha sido muy difícil sabiendo que muchos están en contra de ella. Se lo agradecemos infinitamente. Creo que las Farc, ahora menos que nunca, tienen una ideología. Su concepto es el de enriquecerse.

¿Qué sabe usted de la suerte del intendente Luis Hernando Peña Bonilla, quien estuvo secuestrado con su hijo?

Le pido a la guerrilla que se manifieste. Los muchachos que estaban allá dijeron que lo habían matado, pero no sabemos con certeza. Nunca se ha vuelto a tener pruebas de supervivencia de él, cuando nombran a quienes están en los grupos de secuestrados no lo mencionan, así que lo tienen muy independiente de los demás, o simplemente lo mataron.

 

últimas noticias

Chucho Valdés, excelencia al piano

La liga de Tito Puccetti