Y arrancaron las obras por la 26

El nuevo contratista se comprometió a entregar los trabajos a mediados de 2011.

Con 1.000 obreros, trabajando en seis frentes de obra, el grupo empresarial Vías Bogotá anunció el arranque en firme de los trabajos del Grupo IV de Transmilenio por la calle 26, contrato que les fue cedido por el consorcio Transvial este año en medio de rayos y centellas debido a sus innumerables retrasos e incumplimientos.

Vías Bogotá, liderado por la empresa Conalvías, tendrá a cargo plenamente los 7,7 kilómetros que conforman el Grupo IV —sobre la 26, entre las carreras 19 y 76—, en un mes, cuando finalice el proceso de transición entre esa firma y el antiguo contratista.

El nuevo constructor se encuentra verificando con lupa los diseños y estudios de suelo y redes, entre otros aspectos, de puntos neurálgicos de la obra, como el paso deprimido frente al Concejo y el puente vehicular que se edificará sobre la avenida El Dorado con Boyacá. “No nos podemos arriesgar. La idea es que Transvial legalice todo con el IDU (Instituto de Desarrollo Urbano), de manera que se le pague por su trabajo y quede responsabilizado por el mismo”, explicó el ingeniero Raúl Charry, vicepresidente técnico de Vías Bogotá.

Los trabajos frente al Cabildo se iniciarían en mayo, mientras desde ya el contratista avanza en varios tramos del resto de la obra. Charry aseguró que la firma se compromete a entregar todo terminado durante el segundo semestre de 2011. Advirtió, eso sí, que aún no tienen listo el cronograma, pues todo lo tendrán claro cuando se termine la transición.

Vías Bogotá dividió la obra en cuatro etapas (ver infografía). La primera consiste en la construcción de las calzadas de Transmilenio, entre la 76 y la 68, la 50 y la NQS y frente a Colsubsidio. Tendrá una duración de aproximadamente tres meses, luego de lo cual se intervendrán las redes y calzadas mixtas en esos mismos sectores —etapa dos—.

Una vez termine ese primer periodo, comenzarán las etapas tres y cuatro, entre la 70 y 57. Primero se cerrarán las calzadas centrales para trabajar y luego las mixtas. “Lamentablemente no podemos trabajar en todo el tramo del Grupo IV, pues eso significaría cerrar toda la 26. La Secretaría de Movilidad no lo permite. Mientras, hacemos lo que podemos en horarios extendidos”, dijo Charry.

Entre la 50 y la NQS y la avenida Rojas y la 50 se encuentran algunos sectores en los que Vías de Bogotá, según el anuncio oficial, trabajará las 24 horas adecuando redes secas y espacio público. La firma aseguró que Transvial —del cual forma parte el grupo empresarial Nule— tenía muy retrasados los trabajos.

Por su parte, el IDU le dijo a El Espectador que se le había pedido un concepto a la Procuraduría para definir, entre otros temas del contrato de cesión, el proceso de multas al antiguo contratista.

 

últimas noticias