Contrabando, otra amenaza a lecheros

Consumo de leche en Colombia cayó 7% en 2009.

La crisis política con Venezuela está perjudicando por partida doble al sector lácteo nacional: además de la sobreoferta lechera causada por la disminución de más del 50% en las exportaciones a ese país, a Colombia están llegando enormes cantidades de leche en polvo de contrabando, originarias de Asia y Oceanía, vía Venezuela.

Así lo consigna el informe anual que ayer presentó la Asociación Colombiana de Productores de Leche (Asoleche), según el cual es el mismo producto con que Venezuela reemplazó a las exportaciones colombianas. Su ingreso incidió en el consumo de lácteos nacionales, que el año pasado cayó alrededor de 7%.

“En la medida en que exista competencia informal de productos que se comercializan sin ningún tipo de control sanitario ni fiscal, éstos van a llegar a un menor precio pero ponen en riesgo la salud de los consumidores”, advirtió Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de Asoleche.

A pesar de la grave caída, el consumo per cápita de lácteos del país, con 137 litros, volvió a ubicarse como el más alto de América Latina, siendo superado solamente por el de los países del norte de Europa y Norteamérica.

Por otra parte, y de acuerdo a cifras del gremio, los grandes inventarios de leche (25.000 toneladas de leche en polvo  y 15 millones de litros de leche UHT) permitieron una reducción de cerca de $100 en el precio de la leche líquida, además de $1.000 por kilo de leche en polvo. El estudio sostiene que el consumo de leche procesada en los hogares colombianos actualmente es del 98%. Pero esto no ha impedido que la informalidad haga de las suyas, pues en tiendas de Cali y Bogotá sólo el 75% de los productos ofrecidos al público son procesados.

Sin embargo, la mayor preocupación del sector es el futuro de la negociación del capítulo lácteo en el acuerdo comercial con la Unión Europea. “Queremos buscar garantías para que el tratado dé una sostenibilidad al sector en el largo plazo. Por eso hemos solicitado al Gobierno tomar unas medidas que se plasmen en un documento Conpes”, dijo Martínez, quien agregó: “Necesitamos que las medidas en término de mejoras sanitarias del país, certificación de las plantas y promoción de la formalidad se lleven a cabo a través de este documento para garantizar el futuro del sector”.