Medellín está que arde

Mientras nuestros deportistas se lucen en las pistas, la Bella Villa impresiona a todos sus visitantes.

Apenas dos horas bastaron para que Medellín, Antioquia y Colombia le demostraran al continente de qué son capaces. En una ceremonia majestuosa, llena de arte, sentimiento e historia, se inauguró el viernes la novena versión de los Suramericanos, que reúnen desde el miércoles a 3.571 deportistas de 15 países.

En verdad fue un acto excepcional, a la altura de los mejores espectáculos del mundo, coordinado por extranjeros, pero ejecutado por 2.500 talentosos artistas criollos.

Danza, música, deporte, luces y juegos pirotécnicos se robaron la atención de las 41 mil personas presentes en el estadio Atanasio Girardot, entre ellas el presidente Álvaro Uribe, encargado de inaugurar oficialmente las justas, y Alicia Eugenia Vargas, la directora del certamen, quien aprovechó la oportunidad para candidatizar a Medellín como sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018.

Uno de los momentos más emocionantes de la noche fue cuando apareció la delegación chilena, que estuvo a punto de no asistir debido a la tragedia que sufrió esa nación hace dos semanas. “Chile, Chile, Chile”, gritaron conmovidos los asistentes y también los miembros de los demás equipos.

Luego la ex atleta Ximena Restrepo fue la encargada de encender el pebetero olímpico, mientras el gimnasta Jorge Hugo Giraldo tomó el juramento a los deportistas.

Comenzaron con éxito los Suramericanos en Medellín y ocho subsedes. Por lo visto en la inauguración, serán los mejores de la historia, porque a la excelente organización y los escenarios modernos se le suma la hospitalidad del pueblo colombiano, que en estas justas tiene una inmensa oportunidad de mostrar su cara positiva, la de millones de personas que quieren dejar en claro que aquí somos más los buenos.

Temas relacionados