Lo que conceptuó la Corte sobre la primera terna a la Fiscalía

<strong>El Espectador</strong> conoció documentos sobre las discusiones reservadas del alto tribunal en relación con los candidatos que fueron postulados el año pasado por el Presidente.

Actas de las discusiones reservadas de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, conocidas por El Espectador, pusieron en evidencia que desde el mes de agosto de 2009 el entonces presidente de la corporación, Augusto Ibáñez, le había expresado al presidente Álvaro Uribe Vélez los reparos formulados por el alto tribunal en relación con la cuestionada terna para la Fiscalía presentada por el Ejecutivo. En particular, los nombres de Juan Ángel Palacio y Virginia Uribe nunca terminaron de calar.

Así lo demuestra el acta de la Sala Plena del 15 de octubre de 2009, en la que los magistrados discutían las hojas de vida de los aspirantes a suceder al fiscal Mario Germán Iguarán. Fue entonces cuando por una votación mayoritaria de 14 votos contra ocho la Corte Suprema de Justicia declaró la inviabilidad de la primera terna presentada por el jefe del Estado. Durante esa sesión, la Sala de Gobierno informó a los integrantes de la Corte las principales conclusiones de su visita a la Casa de Nariño, donde sostuvieron un encuentro con Uribe, el ministro Fabio Valencia y los secretarios general y jurídico, Bernardo Moreno y Edmundo del Castillo.

Al respecto, el magistrado Jaime Arrubla señaló que en “la reunión anterior del Presidente de la República con la Sala de Gobierno el lunes 24 de agosto, se habló de las condiciones de los integrantes de la terna (...) Augusto Ibáñez advirtió los inconvenientes frente al doctor Camilo Ospina y sugirió al Primer Mandatario reflexionar sobre la conformación de la terna”. Así reza el acta 44, fechada el pasado 15 de octubre.

Dicho pronunciamiento estuvo precedido de numerosas expresiones de los magistrados frente a la falta de idoneidad de los candidatos. La actual presidenta de la Sala Penal, María del Rosario González, fue una de los que más objeciones presentaron frente a las postulaciones del ex consejero de Estado Juan Ángel Palacio y la abogada antioqueña Virginia Uribe, quienes renunciaron a la posibilidad de ser Fiscal General. “No es cierto que lo que se dice de uno de ellos (Palacio) provenga de anónimos ni de chismes, pues todos escucharon las grabaciones de conversaciones telefónicas difundidas y se puede entender de qué se trata”.

Se refería la magistrada a varios diálogos difundidos por los medios en los que quedó en evidencia que presuntamente hacía lobby en el Consejo de Estado sobre un fallo en ciernes. Por su parte, en relación con la abogada Uribe, la magistrada González dijo que su presentación y respuestas dadas ante la Sala Plena “permiten concluir que no sólo carece de formación como penalista, sino que no entiende ni le cabe la Fiscalía en la cabeza”. El acta número 41 de la sesión del 17 de septiembre de 2009 así lo dejó consignado. Pero fue el magistrado Edgardo Villamil Portilla quien más renuente se mostró frente a la insistencia de los aspirantes y del Presidente por mantener la terna.

“¿Por qué se trata de inducir al voto al mantener una terna en la cual todos los integrantes fueron cuestionados? Hoy en día no hay decoro ni ética, pues anteriormente cuando la gente se cuestionaba, renunciaba para defenderse desde fuera, hoy la gente se asegura al cargo para defenderse desde su posición”, sostuvo el magistrado Portilla entonces. El 28 de enero pasado pareció ponerse fin a la incertidumbre, luego de que la Corte declarara la viabilidad de la nueva terna, conformada por Camilo Ospina, Margarita Cabello y Marco A. Velilla. No obstante, a juzgar por los resultados en la última ronda de votación, aún parece lejana la elección definitiva. El presidente (e) de la Corte, Jaime Arrubla, dijo que las votaciones se retomarán sólo hasta después de Semana Santa .