ISS debe respetar estabilidad laboral

Por tercera vez en los últimos seis meses, la Corte le ordenó a esa entidad reintegrar a otro trabajador que fue despedido injustamente.

El derecho a la estabilidad laboral de un trabajador oficial, que haya sido despedido sin justa causa, no puede verse afectado por las disposiciones internas de la entidad a la que prestaba sus servicios, como el congelamiento de nómina.

Así se pronunció recientemente la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, al ordenarle al Instituto de Seguros Sociales (ISS) que reintegre a una trabajadora que desempeñaba el oficio de recepcionista y que fue despedida ilegalmente.

Al contestar la demanda, el ISS se opuso a reintegrar a su nómina a la empleada, argumentando que la relación laboral se dio a través de varios contratos de prestación de servicios y que al no existir un único contrato de trabajo desaparece el requisito de subordinación de la demandante frente a su empleador. Para el ISS, aparte de que su nómina estaba congelada, en este caso no se aplicaba la cláusula de estabilidad laboral prevista en la convención colectiva de trabajo.

Sin embargo, a lo largo del proceso se demostró que la demandante se desempeñó con el poder subordinante del ISS, sin que por parte alguna pueda inferirse autonomía e independencia para el desempeño de sus labores, además de que estaba sometida al cumplimiento del horario establecido en los cuadros de turnos por el jefe inmediato de la institución.

En esas circunstancias, para la Corte Suprema de Justicia en esta clase de asuntos prevalece el derecho a restablecer la relación laboral sobre lo dispuesto internamente por la entidad alrededor de su planta de personal.

En su fallo, el máximo organismo de la justicia ordinaria trajo a colación otros dos casos análogos fallados contra el ISS en el segundo semestre del año pasado. En uno de ellos recordó que “la decisión del ISS de congelar la planta de personal no significa que no puedan presentarse relaciones laborales…”.

Y para reforzar la orden de reintegro, la Corte subrayó que la inexistencia del cargo al cual se ordena el reintegro de un trabajador oficial en la planta de personal no es razón jurídica que impida la aplicación de las normas convencionales a ese servidor y tampoco el cabal cumplimiento de ese reintegro, “pues el derecho a la estabilidad laboral de un trabajador no puede verse afectado por las disposiciones internas de la entidad que ha terminado su contrato de trabajo de manera ilegal, aparte de que no existe ningún obstáculo legal para que la planta de personal sea ajustada para cumplir con una orden judicial”.