Jesús de Nazarit

El gol del caucano hizo que se adelantara la ‘Semana Santa…fereña’ y de paso prolongó el viacrucis de Millonarios en el rentado.

Pocos creyeron en él y por el contrario los señalamientos aumentaban, al punto que muchos pidieron su destierro. Pero aguantó y se mantuvo firme, casi inmune ante tanto insulto que en lugar de azotarlo, fue una razón más para mantener la cabeza en alto.

Justamente, un testazo suyo empezó a cambiar el rechazo por algo de reflexión cuando en Techo comenzaron a ser más ‘equitativos’ con él y hoy, tres partidos después, Cristian Nazarit por fin gana devotos en Santa Fe.

Ese grito frente a Equidad, contenido durante meses, nueve para ser exactos, fue apenas un aviso del caucano, quien luego contra Tolima dejó en claro el mensaje de transformación, porque libre de cualquier egoísmo, propio de cualquier delantero, asistió a Luis Yanes para extender aún más la sonrisa albirroja.

Pero para hacerla perdurable, se necesitaba de una clásica demostración de fe y esa le sobró a Nazarit, que de crucificado se convirtió el sábado en redentor porque de tanto flagelo recibido, sacó un latigazo de su pierna derecha para doblegar a un Millonarios cuyo viacrucis parece interminable. El moreno careció de compasión alguna ante el eterno rival, pero cómo tenerla cuando con él la crítica ha sido inclemente.

Tras ser el goleador de Colombia en el Suramericano Sub 17 de Ecuador en 2007 con seis conquistas e incluso marcar en el Mundial de la categoría en Corea (tres), el atacante se distanció del arco rival y ni siquiera en el Juventud de América de Venezuela, dos años después, pudo siquiera acercarse y apenas un festejo, aquel penal desperdiciado ante la vinotinto, además de la eliminación para la Copa del Mundo de Egipto, tuvo que soportarlos en su amplia espalda.

A Bogotá llegaría en enero de 2008 proveniente del América y sin mucha oportunidad en ese Apertura, terminó siendo la manzana de la discordia entre Hugo Prieto, actual vicepresidente cardenal que autorizó su compra, y Fernando Castro, técnico que no soportó que el directivo le impusiera al delantero y con ello, el DT manizaleño precipitara su salida del equipo albirrojo.

Con la bendición de ‘Basílico’

Con Hernán Darío Gómez tampoco tuvo demasiada opción, aunque alcanzó a celebrar en tres oportunidades en la era ‘Bolillo’, y sólo ahora, dos temporadas después y bajo las órdenes de Germán González, puede sentir un verdadero voto de confianza.

Ante la inoperancia ofensiva que parecía enviar a Santa Fe al purgatorio y de paso empezaba a quemar a Carlos Hidalgo y el chileno Julio Gutiérrez, ‘Basílico’ creyó en la asunción de Nazarit, quien hoy, después de dos festejos en tres juegos como titular, explica su momento en “saber esperar la oportunidad. Los anteriores cuerpos técnicos prefirieron jugársela con otros, pero nunca me desesperé, ni siquiera en este torneo cuando empezaron otros compañeros”.

Ahora junto a Yanes predican el gol y el samario advierte que “a pesar de que vinimos a jugar juntos contra Equidad, nos entendemos bien, porque se aprovecha la fortaleza que tiene y su buena pegada, con la movilidad y velocidad que intento darle al equipo arriba”.

Otro que se contagia de la potencia de Nazarit es Yefrey Vergara, preparador físico de Santa Fe, quien también resalta “la actitud para asumir el compromiso de llegar al equipo titular” y así lo evidencia “su forma de presionar al rival en la salida y no dar ninguna pelota por perdida, tal y como lo hizo en el primer gol que se le marcó al Tolima”.

Nadie más indicado que el profesional risaraldense para constatar la fuerza de voluntad del joven de 19 años, amparada en “una estructura corporal impresionante y a su edad es el de mayor proyección internacional”.

Esfuerzo abnegado que le pasó factura el sábado con una contractura en el isquiotibial izquierdo y ahora esperan por su poder de sanación para el clásico del domingo, porque hoy nadie discute su presencia y menos cuando está bendito en el arco rival.

 

últimas noticias