“Colombia debió responder”: Ecuador

La crisis diplomática entre Colombia y Ecuador, que iba por el camino de la reconciliación, entró en una etapa crítica.

En el gobierno del presidente Rafael Correa existe un creciente malestar hacia Bogotá por dos razones. La primera, la negativa del gobierno de Álvaro Uribe de entregar los discos duros del computador de Raúl Reyes, y, la segunda, el retiro de la delegación colombiana de la audiencia del pasado viernes 19 de marzo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que debatía si admite o no una denuncia contra Colombia por la muerte de un ciudadano ecuatoriano durante el bombardeo a un campamento de las Farc en Ecuador, el 1º de marzo de 2008.

El retiro colombiano, según el embajador de Colombia ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, “en señal de protesta porque la CIDH no es competente en este caso”, provocó que el Ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano emitiera ayer un duro comunicado calificando esta acción como “inoportuna”.

Dice el documento que, al presentar esta demanda, Ecuador busca que las relaciones entre Estados “se puedan construir en torno a la verdad, la justicia y el respeto irrestricto de los Derechos Humanos” e insistió en criticar la acción colombiana. “Lo deseable y lógico hubiera sido que la delegación colombiana respondiera —durante toda la Audiencia— las preguntas que formularon los comisionados como demostración de su voluntad por esclarecer este complejo asunto”.

Finalmente, la Cancillería observa que la CIDH “ puede marcar un precedente hacia el futuro para una relación armónica entre los Estados”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fox respalda demanda de CNN contra Trump

¿Narcos colombianos invaden África?