Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

El protocolo, una tradición prehistórica

Esta vieja costumbre ha sido definitiva en la historia para afianzar relaciones personales e internacionales.

Dar la mano, aparte de ser un gesto de cortesía, es una forma de transmitir información. Existen diferentes formas para hacerlo: el saludo que truena los huesos, el que agita demasiado la mano o el que sólo estrecha la punta de los dedos.

A la hora de estrechar la mano, la manera correcta para hacerlo según María del Pilar Guzmán, jefe de protocolo de la Gobernación de Cundinamarca y conferencista del Primer Seminario de Imagen, Protocolo y Servicio celebrado en Cartagena en días pasados, debe hacerse de forma que encaje la totalidad de la palma, demostrando así amistad y confianza.

“En un saludo se conoce mucho de las personas, lo que no se recomienda al conocer a alguien es saludarlo de beso porque no existe la confianza y se estaría invadiendo su espacio”, aseguró Guzmán.

Según la experta, esta costumbre, al igual que muchas otras, data de la prehistoria. En la conferencia “Origen, Significado e Importancia del Protocolo”, Guzmán aseguró que el principio del protocolo se remonta a hace 2,5 millones de años, cuando el hombre paleolítico, ante su necesidad de sobrevivir, tuvo que asumir comportamientos protocolarios para relacionarse y así facilitar la tarea de la caza y la pesca.

Hoy,  el conjunto de normas y tradiciones para desarrollar diferentes actividades, se ha convertido en el medio y el fin para crear un ambiente propicio que facilite el flujo de comunicaciones entre las personas. “Para seguir el protocolo se necesitan comportamientos, actividades y solemnidades adecuadas para cada situación”, aseguró Guzmán.

Al contrario de lo que muchos creen, el protocolo no se puede pasar por alto. Su importancia, según los expertos, radica en que más del 75% de las decisiones personales, laborales o sociales se toman de acuerdo con lo que se observa y el 25% restante se basa en la razón.

De allí la trascendencia de saber cómo vestir, cómo sentarse, cómo tomar la sopa o cortar la carne, cómo llamar a lista los invitados a un evento, cómo redactar una invitación, en qué momento se entona el Himno Nacional o saber que el Presidente de Colombia lleva consigo su atril. Estos son saberes y gestos de etiqueta, glamour e imagen que no se deben pasar por alto.

Actualmente, “el protocolo en el país ha tomado mucha fuerza, posicionándose como líder de esta materia en Latinoamérica” aseguró, Claudia Palacios, organizadora del evento.  A pesar, de la carencia de academias que ofrezcan carreras profesionales sobre esta disciplina se están realizando cursos y seminarios para capacitar a todos los interesados de la industria que ofrece este servicio.

¿Cómo se debe poner la mesa?

Según la experta María del Pilar Guzmán, “en la mesa no debe faltar: un plato base, preferiblemente del mismo material de la vajilla o de metal con un servilleta cosida. Los platos para el pan y la ensalada, al igual que la servilleta, deben situarse en la parte izquierda de cada puesto. Los cubiertos deben organizarse de afuera hacia adentro, respecto al orden en que se sirven las comidas. Los cuchillos deben ubicarse a la izquierda y los tenedores a la derecha.  Por más sencillo que sea el motivo del evento, se recomienda usar dos copas, una para el vino, independientemente del vino que se vaya a ofrecer,  y la otra para el agua”.