"Hoy veo muy lejos mi regreso"

Entrevista con el ex tenista argentino Guillermo Coria, ex número tres del mundo.

Hace exactamente un año, el tenista argentino Guillermo Coria, a quien apodaron El Mago por su forma de jugar, anunció su retiro de las canchas. Luego de alcanzar el puesto número tres del escalafón mundial y llegar a la cima de su tenis, perdió increíblemente la final del Roland Garros de 2004 ante su compatriota Gastón Gaudio y al parecer ese golpe psicológico hizo derrumbar una carrera que estaba en ascenso.

En los años posteriores intentó reponerse, pero su falta de confianza en la cancha lo hizo apartarse momentáneamente del tenis en 2006. Tras un año de inactividad regresó, sin embargo, sus caídas en las primeras rondas de los torneos a los que llegaba por invitación le hicieron tomar la determinación del retiro definitivo.

Sorpresivamente, Coria llegó hace dos semanas a Medellín a los Suramericanos, pero no a competir sino como entrenador del equipo masculino de tenis. El polvo de ladrillo del Parque Juanes de la Paz fue el escenario en donde los chicos comandados por él brillaron con luz propia. Fueron protagonistas con una presea dorada, una de plata y otra más de bronce.

Coria, en entrevista con El Espectador, reveló cómo lo trata el tenis fuera de las canchas.

¿Qué representó ser el capitán del conjunto masculino de su país en los Suramericanos?

Fue una responsabilidad grande y la tomé como si estuviera jugando yo, con la misma intensidad y pasión. Todo lo que hago en el tenis es con mucha pasión.

¿Qué le dejó el certamen?

A mí nunca me gustó perder en nada siendo jugador ni en este caso siendo capitán. Los chicos eran candidatos a ganar una medalla y dos llegaron a la final en sencillos y en dobles. Así que quedé contento de que se haya cumplido el objetivo, porque venían con una presión muy grande.

¿Cómo vive ahora sin el tenis competitivo?

Feliz, muy tranquilo. Trato de disfrutar el ser entrenador. Es una etapa muy linda en mi vida.

¿Cree que Federico, su hermano, podrá igualarlo?

Sí, está entrenando bien. Ahora está 50 del mundo júnior y la meta que nos pusimos es llegar lejos en el Roland Garros juvenil. Ojalá se le dé porque se lo merece como persona y por las ganas que le pone.

¿Sueña con ser capitán de Copa Davis?

Sí, sería lindo. Pero igual falta mucho. Mi energía está puesta en entrenar a los chicos con los que estoy y tratar de enseñarles. Me falta todavía mucha experiencia.

¿No cree que le quedaba una larga carrera en el tenis?

Sí. Tengo 28 años, podría jugar cuatro o cinco años más, pero ya en el último tiempo no la estaba pasando bien. No lo estaba disfrutando y tomé la decisión.

¿Cuál fue el mejor momento de su carrera deportiva?

Sin duda entre 2003 y 2004. Estuve cerca de ser número dos, incluso el uno. Haber hecho semifinal y final en el Roland de esos años fue increíble. Tuve alegrías en mi carrera, por suerte. Una de ellas también fue jugar con Nadal más de cinco horas en Roma y haber jugado tres Masters seguidos.

¿Cuál fue la mejor victoria?

Contra Andre Agassi en los cuartos de final del Roland Garros en 2003. Fue la que más disfruté. Es el mejor tenis que he mostrado. Fue espectacular.

¿La peor derrota?

Contra Gastón Gaudio en Roland Garros. Por haber sido una final y haber tenido dos puntos para partido fue la que más me dolió. Tuve varias derrotas feas, pero esa fue la que más sentí.

¿Cree que quedó en deuda por no ganar ningún Grand Slam?

No, porque estuve ahí, a 10 centímetros de ganar. Logré dos Master Series y fui número 3. Creo que obviamente a mí me duele no haber ganado un torneo grande porque toda mi vida fue mi sueño y me entrené para eso, pero muy pocos ganan torneos grandes y no por eso estoy triste. Estoy contento con mi carrera.

¿Cómo ve el presente del tenis argentino?

Espectacular. Tenemos a Juan Martín del Potro, que está entre los cinco mejores del mundo, creo que es el candidato y el jugador con las condiciones para sacarle el número uno a Roger Federer. Una lástima que se lesionó la muñeca, pero viene bien. Tenemos buenos jugadores. Leonardo Mayer, Horacio Zeballos, Eduardo Schwank, que son chicos jóvenes que están apareciendo.

¿Quisiera volver al tenis profesional?

Si me vuelven a dar ganas de jugar, lo pensaré, pero hoy lo veo un poco lejos.