Los banqueros se ponen a tono

Las juntas directivas de las entidades financieras se ocuparán de manera más cercana del manejo del riesgo. Las restricciones en las bonificaciones podrían no tener efecto si no hay compromiso de los bancos más grandes.

Las mejoras en el manejo del riesgo por parte de los bancos alrededor del mundo, que se derivaron de la crisis financiera, se vienen implementando en las grandes entidades financieras del mundo.

Así se desprende del último estudio Risk governance – agenda for change que realizó la firma de consultoría Ernst & Young entre 38 de las principales instituciones financieras en el contexto global, que recoge las recomendaciones del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

La mayoría de los bancos reportaron un profundo interés en estas medidas para mejorar sus controles de riesgos y gobierno corporativo, con mayores requerimientos de reporte alrededor del análisis y de medidas correctivas.

Otros manifestaron interés en la gerencia dirigida a mejorar los procedimientos de reporte de riesgos. Los cambios en el gobierno corporativo explícitamente se enfocaron en incrementar el rol de la junta directiva, particularmente alrededor de pruebas frecuentes del nivel de resistencia de las entidades y en mantener el tema de riesgos en observación constante.

Para Patricia Jackson, líder de la práctica de Asesoría de Ernst & Young, “el enfoque está en un sistema vertical en la organización, que tenga un enfoque de manejo de riesgos que reporte a la junta directiva de forma regular, bien sea trimestral o mensualmente”. Los bancos también están haciendo pruebas de resistencia para las situaciones más inverosímiles como resultado de todo lo que sucedió el año anterior. Jackson agregó que los bancos tienen claro que “ningún escenario es considerado imposible. El manejo del riesgo tiene que ser transparente, para lo cual se requiere mejorar los sistemas, lo que tomará tiempo, entre 12 y 24 meses”.

La ‘papa caliente’

Los ejecutivos están revisando sus estructuras de remuneración de forma que se basen más en  riesgos y que incluyan un análisis del horizonte a mayor plazo para pagar bonificaciones. Sin embargo, frente a la presión del mercado, ellos no confían en que los cambios sean manejables o sostenibles en el mediano o largo plazo.

Varios de los consultados hicieron referencia a que sólo se necesita que uno o dos bancos grandes rompan los rangos y comiencen a tratar de cazar talentos ofreciendo mayores bonificaciones o con una menor periodicidad, para que todos los cambios vuelvan a la situación anterior. Algunos bancos afirmaron que sin algún tipo de presión por regulación internacional las modificaciones no serán permanentes o muy profundas.

El estudio también destacó que los países que habían vivido crisis profundas en sus sistemas financieros, antes de la crisis de los dos años pasados, son vistos hoy como ejemplo por las regulaciones que implantaron.

Ernst & Young destacó el caso de Colombia, que en los años 90 llevó a cabo profundas modificaciones en las regulaciones luego de una crisis. “La Superintendencia Financiera ha estado siempre a la vanguardia controlando y emitiendo regulaciones que han prevenido problemas para el sector financiero del país”.

La entidad de consultoría destacó que, actualmente, las entidades bancarias en Colombia cuentan con uno de los mejores sistemas de administración de riesgos y esto lo ha fortalecido al punto que el nivel de afectación al sistema financiero colombiano por la crisis internacional fue bastante moderado.

 

últimas noticias