Crónica de un desastre anunciado

<strong>El Espectador</strong> visitó Timaná (Huila), donde 90 familias huyeron por temor ante una avalancha del río.

Observar a María Dionisia Carballo  trastear su alberca movible en un carro de la estación de Policía produce tristeza. La mujer, madre de tres pequeños,  escuchó por radio la noticia de un posible represamiento del río Timaná y huyó de ‘El Tobo’, la vereda más afectada por el invierno en el sur del Huila.

Como ella, una decena de familias hizo lo mismo. La romería de pobladores fue mayor cuando los organismos de emergencia alertaban del represamiento del río que podría desaparecer la mitad del municipio. Neveras, televisores, armarios y hasta corrales de pollos se observaban montaña abajo. El comentario se expandió como un secreto a voces.

Jaime Parga, comandante del Cuerpo de Bomberos de Timaná lideró el desalojo inicialmente en el casco urbano, zona que también se vería afectada  por el represamiento. 90 de 488 familias que habitan en los barrios El Cruz, San Calixto, El Centro y las Ferias evacuaron el terreno en las últimas horas. Los demás ya lo habían hecho desde hace dos semanas cuando se comenzó a rumorar la posible tragedia.

“Hay miedo porque una quebrada de la vereda El Tobo se está desmoronando. El lodo y la tierra represaron tres quebradas que ya llegaron al río Timaná”, explicó el bombero Parga, quien ubicó algunas familias en albergues temporales. Los demás viven de la caridad donde amigos y familiares porque la Alcaldía no cuenta con los recursos económicos necesarios para albergarlos.

El temor invade a Timaná desde el 10 de abril pasado cuando una montaña, donde habitan los pobladores de las veredas El Tobo y La Florida comenzó a caerse. Según la unidad de geología de la Gobernación del Huila, que llegó a la zona, al menos 5 millones de metros cúbicos de tierra se han desmoronado como consecuencia del invierno.

“Es extraño, árboles de 20 metros de alto caen al vacio y cuando bajamos a buscarlos no los encontramos. Lo que se desmorona no se encuentra; parece una montaña misteriosa”, comenta sorprendido el comandante del Cuerpo de Bomberos, quien no se despega del radioteléfono, donde le informan cada minuto los comportamientos del derrumbe.

En el Tobo y La Florida, a media hora del casco urbano de Timaná espantan. Las calles destapadas y embarradas por el invierno están desoladas. Las viviendas fueron evacuadas y actualmente solo las soportan los muros de cemento porque los pobladores se lo llevaron todo. “Bajaron las tejas de zinc, las puertas, ventanas y albercas”, dijo Ana Judith López, empleada del hospital de Timaná.

La montaña ya arrasó decenas de cultivos de café, plátano, yuca y maíz. Al menos seis viviendas ya cayeron al vacío. “No se ha reportado la perdida de vidas humanas”, informó Isabel Hernández, coordinadora del Comité de Emergencias en el Huila.
“Al menos 12 familias de El Tobo no pueden volver a la montaña y nos toca comenzar ya la gestión ante el gobierno Nacional para reubicarlos”, explicó el Alcalde Sergio Eduardo Díaz, quien se mostró alarmado porque solo tiene $12 millones de los $42 millones de pesos que tenía en el rubro de emergencias.

El invierno ha castigado duro a Timaná, ya que 10 puentes del pueblo fueron arrasados por el invierno, seis acueductos quedaron destruidos y toda la malla vial terciaria quedó sepultada. Los habitantes consumen agua de las quebradas; las infecciones y problemas virales en la zona rural son evidentes.

Lo preocupante es que el cuerpo de Bomberos de Timaná solo cuenta con cinco palas, cinco picas y cinco tramos de manguera, además de un camarote, una estufa de gas y una ambulancia modelo 86, que hoy fue desterrada del hospital para hacer las veces del carro de bomberos.

“No tenemos cuerdas para ascenso y descenso de víctimas; no podemos buscarlas y rescatarlas con lo que tenemos”, dijo el comandante de Bomberos.

Al cierre de la presente edición, mientras los damnificados buscaban descansar, las lluvias continuaban desmoronando la montaña. “Mañana será otro día”, concluyen.

Temas relacionados