“Soñaba con filmar en Cuba”

Entrevista con Steven Soderbergh, director de la cinta basada en la vida del “Che”, desde este viernes en cines.

Cuando el emblemático cineasta estadounidense Steven Soderbergh decidió embarcarse en realizar una cinta sobre el “Che” Guevara tras una conversación con el actor boricua Benicio del Toro, en el set de grabación de Traffic, filme con el que se llevó todos los honores en 2000 —entre éstos un premio Oscar a mejor director—, no sabía que tendría que pasar cerca de una década haciendo de historiador, espía, agregado cultural y hasta director de orquesta para ver la cinta en los cines de todo el planeta.

Después de que levantó polvo por los festivales de los cinco continentes, incluido el de Cartagena, hablamos con él en Nueva York a propósito del estreno en Colombia de la primera parte de esta superproducción.

Después de siete años tras los pasos del “Che”, ¿cree que a él le hubiese gustado una película sobre sí mismo?

No lo creo, en todos los documentos que revisé de Guevara no hay ninguna referencia positiva sobre el cine. Por el contrario, para él era una de las herramientas más poderosas del imperialismo y de su propaganda.

¿No es algo irónico?

Lo sería si el proyecto hubiese nacido de los bolsillos de Hollywood. Por el contrario, ésta fue una producción completamente independiente.

¿La controversia en torno al “Che” fue la razón de su interés por este proyecto?

Muy pocos personajes de la historia se pueden dar el lujo de levantar tanta pasión y controversia alrededor del mundo casi medio siglo después de muertos. Mucho más cuando los ideales por los que lucharon son hoy en día más vigentes que nunca. Sólo basta sintonizar las noticias para ver la más brutal indiferencia y desigualdad en todos los rincones del planeta. Por eso Guevara no ha perdido ni perderá vigencia. Eso me interesaba.

¿Qué le hubiese gustado al “Che” de estos tiempos?

Definitivamente un Evo Morales, un Barack Obama.

¿Por qué se tardó tanto tiempo en cuajar la cinta?

Fue mucho esfuerzo para conseguir la ayuda del gobierno cubano, la CIA, la de la propia familia del Che, así como de quienes combatieron a su lado. No era algo para tomar a la ligera.

¿Viajó a cuba?

Cinco veces

¿Se reunió con Fidel?

Yo no pude, Benicio sí estuvo con el.

¿Por qué no rodó allí?

El bloqueo económico que tiene nuestro país sobre la isla me lo impide como ciudadano americano. Una lástima. Sólo podía estar allí como turista, pero no podía trabajar. En su momento fue muy frustrante afrontar esa realidad. Yo siempre quise filmar en Cuba.


Cambiando de tema, Hollywood no para de hablar por estos días de la cámara roja (cámara digital de bajo costo de excelente resolución). ¿Como le fue usándola en ‘Che’?

Simplemente no habría podido rodar secuencias tan vívidas y auténticas de la selva si no hubiese sido por la forma única con que esta cámara registra la luz natural. De haber filmado con la tradicional 35mm, hubiese tenido que llevar cientos de luces, quitándole todo el ritmo al rodaje y a la magia del momento. Cuando usé esta cámara, fue como escuchar a los Beatles por primera vez.

¿Estamos entonces frente a una revolución en la industria del cine?

Tiene potencial. Sin embargo, se seguirán necesitando buenos libretos y buenos repartos. Los que sí hacen única esta cámara son su precio y su formato. Te permite editar la película en tu portátil, como yo hice durante el rodaje, y eso que usé un prototipo. Para fin de 2009 saldrá la última versión, que seguro romperá la historia en dos.

La mayoría de sus proyectos tienen un toque muy experimental, ‘Solaris’, ‘Good German’, ‘Bubble’, entre otras. ¿Cómo logró convertir estas películas en sucesos comerciales?

Todo depende de como definamos el éxito. Para mí lo primero es recuperar la inversión, después lograr un impacto en la audiencia, de ahí en adelante todo es ganancia. Con Che, el verdadero éxito será abrir el camino para que más cineastas, productores y estudios rompan los esquemas de la convencionalidad.

¿Por esto mismo decidieron distribuir simultáneamente la cinta en salas de cine y en Pague por Ver?

Esto hace parte de mi convicción de universalizar mis películas, de que miles de espectadores que no viven cerca o tienen un teatro donde se proyecten mis cintas puedan verlas recién salidas del horno, sin tener que esperar dos o tres meses como pasa por lo general. Es cuestión de equidad.

Tengo entendido que disfrutó mucho rodar en un idioma que desconoce, ¿cómo fue esta experiencia?


Dirigir Che fue como dirigir una orquesta sinfónica. Aunque no entendía las notas, era quien producía la armonía de toda la partitura. Me gustó dejar de lado el texto y concentrarme más en la fuerza actoral. Eso se ve reflejado en la película.

¿Que le hizo escoger a Catalina Sandino para el rol de Aleida March?

Necesitaba a alguien que pudiera representar una fortaleza de carácter sólo con su expresión corporal, sin tener que verbalizarlo. Por eso, apenas conocía a la propia Aleida y su fuerza de carácter, pensé en Catalina. Ella es una gran actriz.

‘Cleopatra’, el nuevo proyecto que empezará a rodar en abril, ¿será tan arriesgado como ‘Che’?

Es más riesgoso aún (risas), es un musical en tercera dimensión, algo muy divertido pero muy poco ortodoxo.

Tengo entendido que hacer un filme en 3D cuesta cerca de 1,6 millones de dólares por minuto de película. En proyectos como este, ¿se detiene siquiera un minuto a pensar cuál será el recibimiento del público y de la taquilla?

Yo sólo pongo mi cabeza y mi corazón en lo que me llena artísticamente. Sí pensara en el público, perdería todo interés por lo que hago. El cine no es una fórmula, aunque muchos dentro y fuera de la industria piensen que sí.

Benicio del Toro, con la dirección de Soderbergh

Una de las cosas que tiene en común Benicio del Toro con Steven Soderbergh es el mismo punto de vista hacia la realidad cinemática. “Tenemos el mismo gusto y es muy fácil comunicarnos y colaborarnos”, afirma el actor. Según Benicio, el estilo de  Soderbergh es directo y silencioso. No necesita decir mucho para hacerse entender y da la libertad para que cada actor ponga de su parte y se desarrolle en su interpretación. “Es muy listo porque  escoge actores que son buenos, que son serios y que son dedicados”.

Haber participado en la cinta más ambiciosa que se haya hecho del Che le dejó mucho aprendizaje y las llaves de Cartagena en su visita al Festival de Cine. “Nunca me habían dado las llaves de ningún lado sin pedirme identificación o una tarjeta de crédito”.


Laura Bickford: la productora de ‘Che’

Conseguir el dinero en Estados Unidos para una película en español, que dura cuatro horas, fue la parte más difícil para la reconocida productora Laura Bickford.

Ella fue la responsable de presentarle a Steven Soderbergh a Benicio del Toro. Mientras rodaban Traffic, ella vio una camiseta del Che Guevara, de quien conocía muy poco, y pensó que el personaje se parecía mucho a Benicio. Entre los dos decidieron que querían hacer una película sobre el mítico guerrillero, se lo propusieron a Soderbergh y durante siete años trabajaron los tres en el desarrollo de la historia y en lo que la película debería ser.

Filmografía

Steven Soderbergh nació en Atlanta, Georgia, en 1963. Luego se mudaron a Luisiana, donde su padre se convirtió en Decano de Educación en la Universidad Estatal de Luisiana (LSU). Allí descubrió la filmación siendo adolescente. Soderbergh probó suerte en Hollywood después de graduarse de secundaria. Su gran oportunidad llegó cuando dirigió el video del concierto 9012 Live de la banda Yes en 1985, por el cual fue nominado a los Premios Grammy. Sus películas son:

‘Sexo, mentiras y video’ (1989)

‘Erin Brockovich’ (2000)

‘Traffic’ (2000)

‘Solaris’ (2002)

Trilogia ‘La gran estafa’ (2001-2007)

‘The good german’ (2006)

Temas relacionados