Héctor Zambrano dice que 400 mil bogotanos saldrán del régimen subsidiado

Entrevista con el Secretario de Salud, quien no dejará su cartera por ahora.

¿Cómo ve los anuncios de reforma a la salud hechos por el Ministerio de Protección Social?

Creo que el ministro Santamaría va a trabajar en algo fundamental como la formalización del empleo. La principal solución para todo el tema de protección social es que la gente tenga trabajo. Parte del problema del sistema es que creció el subsidiado, pero el contributivo, que de alguna forma ayudaba a cubrir ese subsidiado, no ha tenido un crecimiento continuo. Hay otras cosas sobre las que también se harán cambios y tienen que ver con tener un sistema de salud preventivo, como lo ha dicho el presidente Santos en varias oportunidades. Este cambio de visión implica ver la salud no sólo como una enfermedad, sino como un fenómeno que tiene otra serie de determinantes, como que la gente tenga acceso al agua potable, el medio ambiente, las condiciones de la vivienda. Esa va a ser una de las variables más importantes dentro de lo que se está replanteando en el sistema de salud.

¿Qué otros cambios deben hacerse?

En el tema del régimen subsidiado.  En Colombia la pobreza va migrando, no tiene fronteras. Tener un Sisbén territorial está generando un desequilibrio de recursos y de duplicidad de esfuerzos. El Sisbén debe ser nacional. También creo que en Colombia el régimen subsidiado debe ser nacional, no territorial, porque eso está llevando a tener muchas EPS demasiado pequeñas en algunos territorios. La cantidad de EPS, que hoy son 45, se depurará, pero es preferible tener 15 EPS muy fortalecidas y no una multiplicidad de empresas que no están cumpliendo.

¿A eso le apunta la creación de la EPS del Distrito?

Exactamente. Bogotá está en ese camino con Capital Salud, que se convertirá en una EPS fuerte en lo regional.

¿Usted cree que el Gobierno Nacional recoja ese pensamiento?

Creo que sí. El Ministro ya planteó en un foro el tema de entrar a discutir el régimen subsidiado a nivel nacional. En este nuevo esquema lo que le corresponde a los territorios es ejercer un trabajo de vigilancia y rectoría para que ese ente asegurador cumpla con sus propósitos.

¿Cómo está el régimen subsidiado y el Sisbén?

Yo creo que la metodología con la que se ha venido aplicando la encuesta busca identificar a la población vulnerable para saber quiénes deben recibir la atención del Estado; esa metodología ha sido hecha por expertos. Lo que nos preocupa como ciudad es que se van a generar unos impactos sociales que desde ahora tenemos que prevenir. Esas encuestas finalizan este año y entrarían a operar en marzo del próximo año. Por otro lado, hemos identificado que cerca de 400 mil personas que estaban en el nivel uno y dos pasarían a tres y cuatro. Esto quiere decir que tendrían que salir del régimen subsidiado de salud. Es gente que no tiene trabajo, entonces ¿cómo van a pagar por su salud? ¿Cómo les vamos a decir a estas personas que quedan por fuera del régimen subsidiado de salud? Estamos revisando este tema con Planeación Nacional y con el Ministerio.

¿Cuántas personas hay en el Sisbén actualmente?

Casi 1’700.000. Lo que hay que pensar ahora es cómo enfrentar esa problemática social que se nos viene encima con casi medio millón de personas que saldrían del régimen subsidiado.

¿Qué más le preocupa del sistema de salud de la ciudad?

Hemos identificado cuáles son las barreras de acceso de los ciudadanos al sistema. Una de las más importantes es la escasez de dinero. Mucha gente que está en el régimen subsidiado se abstiene de consultar un especialista porque no tiene cómo pagar el copago de la consulta y no quiere tener que firmar una letra de cambio. Hay que eliminar esas cuotas de copago del régimen subsidiado. Eso se convirtió en un galimatías.

¿Cuánto le costaría a la ciudad eliminar el copago?

En promedio, $15 mil millones anuales, incluso puede ser menos. Pero esto garantiza que la gente acceda a consulta y tratamientos. Eso traería grandes beneficios. Creo que el Estado también debería eliminar los copagos en el régimen subsidiado, en la medida en que estén en él las personas que realmente lo necesitan.

Usted ha mencionado una reforma en la red hospitalaria de Bogotá...

Tarde o temprano, la ciudad debe reorganizar la red sin cerrar ningún servicio. De 22 empresas debería pasarse a ocho, sin eliminar ningún punto de servicio. Vamos hacia el establecimiento de economías de escala en la compra de medicamentos, suministros, entre otras cosas. Es un proceso que hay que hacer con mucha madurez y responsabilidad. Estamos en el camino de conformar una cooperativa de hospitales.

¿Qué otras reformas se tienen pensadas?

Se tiene presupuestado introducir la historia clínica única digital para que una persona, vaya a donde vaya, pueda acceder a su historia clínica.

¿Cuándo estará listo esto?

A principios del año entrante se abriría la licitación y a mediados o finales estaría en funcionamiento este mecanismo. En eso nos jugamos el futuro del sistema porque parte de lo que sucede en Colombia con la salud es no tener la información correcta.

Temas relacionados