¿Cobrarán doble en Doña Juana?

El concejal Carlos Vicente de Roux advierte que los bogotanos pagarán más de lo permitido en tarifa de aseo.

La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, por su parte, insiste en que la cifra se reducirá.

En una tensionante sesión que se extendió hasta la madrugada de este martes, y en la que no faltaron los ataques entre los proponentes, se convirtió  la audiencia de adjudicación de la licitación para la operación del relleno sanitario Doña Juana y el manejo de sus lixiviados. Al cierre de esta edición, los tres consorcios oferentes habían sido descalificados para participar en el proceso, por no cumplir con todos los requisitos contenidos en los pliegos de condiciones. Sin embargo, expusieron sus alegatos a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) y guardaban la esperanza de continuar en la puja por el negocio de $230.000 millones, entregado en concesión por 11 años.

La jornada se inició este lunes a las 4 p.m., cuando la Uaesp les entregó a los proponentes —la Unión Temporal Gestión Ambiental, Promesa de Sociedad Futura Ecoparque S.A. y la Unión Temporal Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana— el informe de evaluación final que dejó sus ofertas en suspenso. El ambiente comenzó a enrarecerse horas antes con una nueva denuncia en contra del trámite, caracterizado por críticas y advertencias sobre presuntas irregularidades. La acusación esta vez corrió por cuenta del concejal Carlos Vicente de Roux, quien aseguró que los bogotanos terminarán pagando una tarifa de aseo “por encima de la legal” por culpa de la Unidad.

Según el cabildante, la Uaesp autorizó en los pliegos de la licitación el cobro por separado de la disposición final de las basuras y el tratamiento de los lixiviados (líquidos en descomposición). La tarifa quedó fijada así: el nuevo operador ganará $14.525 por tonelada de residuos dispuesta y $2.794 por los lixiviados de cada una de esas toneladas. Sin embargo, ambos precios deberían estar incluidos en una sola cifra máxima permitida por la Comisión Reguladora de Agua Potable (CRA), que es de $14.525 por tonelada.

Así las cosas, “a los bogotanos se les cobrará dos veces el tratamiento de los líquidos contaminantes que salen de la basura. Esto desconoce las normas que regulan el servicio de aseo y puede constituir una violación del Código Penal”, dijo De Roux.

Al responder las observaciones a los pliegos, la Uaesp había dicho que no está violando las disposiciones de la CRA debido a que “el tratamiento de los lixiviados puede pagarse por fuera del límite regulatorio”. No obstante, el concejal advierte que “la tarifa máxima establecida por la CRA incluye los dos aspectos del servicio de aseo: la disposición final de los residuos y el tratamiento de los líquidos”.

Por esa razón, Carlos Vicente de Roux solicitó este lunes la intervención inmediata de la procuradora delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública, María Eugenia Carreño, en el polémico trámite.

El tema ya había sido evidenciado por la superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, Eva María Uribe, quien en carta de principios de año a la directora de la Unidad, Miriam Martínez, llamó la atención sobre la estructuración de la tarifa y advirtió que, de acuerdo con el pliego de condiciones, el operador de Doña Juana “cobrará a los suscriptores del servicio público de aseo valores por encima del máximo permitido”.

Miriam Martínez anunció la semana pasada que con el nuevo operador la tarifa de aseo pasará de $20.000 a $15.400 por tonelada de basura. Teniendo en cuenta la cifra que autoriza la CRA, aun así el costo que pagan los bogotanos estaría por encima de lo permitido.

Al ser indagado por El Espectador sobre ese tema, Alejandro Chávez, asesor de la dirección de la Uaesp, le respondió a De Roux: “La CRA sí incluye una parte de lixiviados en la tarifa máxima de aseo permitida, pero esa cifra no alcanza porque el tratamiento de estos líquidos es complejo. En ese sentido, la Ley 142 (régimen de servicios públicos) autoriza a la Unidad a estructurar otra tarifa".

El millonario negocio para la operación de Doña Juana y el manejo de sus lixiviados se firmará en octubre próximo.