Abajo las vallas ilegales

En mayo pasado, la Secretaría Distrital de Ambiente detectó que de las 1.069 vallas que existen en la ciudad, sólo 57 estaban registradas.

Entonces, la entidad inició un plan para solucionar esta situación. Dentro de las estrategias del plan se incrementó el precio de la solicitud de registro para una valla, el cual era anteriormente de $44.000 y que se tasó, luego del aumento, en $1´384.000.

De la misma forma, la ciudad se dividió en zonas para facilitar el proceso de solicitud de registro. Hasta el primero de julio, la Secretaría había recibido 674 solicitudes de registro, correspondientes a las zonas uno, dos, cuatro y cinco. De este número, el 12% fue rechazado “por aspectos de índole urbanístico o de análisis estructural”, señaló la entidad.

La zona dos agrupaba los siguientes vértices: carrera 7a. con calle 130, Avenida Circunvalar con calle 89, Autopista Norte con calle 87, transversal 41 con calle 94, carrera 155 con calle 41 y calle 127 con carrera 39. Los vértices de la zona cinco eran: Avenida Circunvalar con calle 33, carrera 13 con calle 26 sur, carrera 27 con calle 56 sur, calle 12 con carrera 60 y diagonal 40 con avenida carrera 48.

El plazo para el registro de vallas, para las zonas dos y cinco, que incluye a las localidades de Usaquén, Suba, Engativá y Barrios Unidos, terminó el tres de junio. El próximo término de solicitud de registro es del 21 de julio hasta el cuatro de agosto, y corresponde a las zonas tres y seis, localidades de Barrios Unidos, Teusaquillo, Chapinero, Kenndy, Bosa y Fontibón.

Asimismo, dentro del marco del plan de choque, la Secretaría inició las jornadas de desmonte e identificación de vallas ilegales, a las cuales se les instaló una pancarta en la que se lee “Valla ilegal (en proceso de desmonte)”, en la noche del martes. En esta primera etapa fueron instaladas seis de estas pancartas en elementos de publicidad exterior ubicadas a lo largo de la carrera séptima.