Alternativas para infractores

El Concejo de Bogotá  aprobó la conformación de una comisión para enriquecer el proyecto que busca darles facilidades de pago a los deudores morosos de comparendos.

Después de que los concejales Fernando López y Liliana de Diago denunciaran los problemas de recaudo de la Secretaría de Movilidad, la comisión de presupuesto del Concejo de Bogotá aprobó las dos ponencias positivas y la conformación de una comisión para enriquecer el contenido del proyecto que  buscar darles facilidades de  pago a los deudores morosos de comparendos.

Según lo denunció López, la cartera de la Secretaría por concepto de multas y comparendos, correspondiente a los últimos 10 años, asciende a $648 mil millones. “Lo preocupante del asunto es que el Fondatt (Secretaría de Tránsito en liquidación) tiene deudores tan antiguos, que en la mayoría de los casos ya se les perdió el rastro”.

Debido a esta situación,  los concejales López y De Diago presentaron un proyecto de acuerdo que busca establecer estrategias de recaudo con el fin de que la cartera moratoria de la ciudad no siga creciendo de manera desaforada. “La idea es que el Distrito les dé a los ciudadanos formas de financiar sus deudas y, a la vez, les ayude a establecer nexos con el sector bancario”, explicó López.

 Entre las propuestas se estableció la necesidad de mantener actualizado el sistema de información sobre multas y comparendos, unificar las bases de datos, evaluar la capacidad económica de los infractores y el monto de la infracción.

A principios del año pasado, debido a la reforma administrativa, la Secretaría de Tránsito cambió a Secretaría de Movilidad. De esta forma el Fondatt, ente encargado del recaudo de comparendos, entró en liquidación y se estableció un nuevo sistema de cobro. Mediante la Resolución 295 de 2007, se expidió un manual de cartera que estableció los pasos del cobro y las condiciones para otorgar facilidades de pago.

“Cuando se impone una multa se siguen tres pasos. En Primera instancia se le notifica al infractor de la deuda y se verifican los datos. Después se comienza el cobro persuasivo, en donde se le hace una invitación formal al deudor para que pague su deuda y si el caso lo amerita, se el brindan las facilidades de pago pertinentes. Si después de este proceso, y una vez agotadas todas las instancias el infractor no cancela la deuda, se procede a realizar el embargo”, explicó Leonardo Valenzuela, subdirector de Gestión Coactiva de la Secretaría de Movilidad.

Según Valenzuela, el año pasado, mediante la campaña “Bogotá tiene su parte”, se generaron 85 mil cobros y se lograron acuerdos de pago por cerca de cuatro mil millones de pesos, y en lo referente a este año se han suscrito 2.600 acuerdos. También dijo que para evitar que en la Secretaría de Movilidad suceda lo que pasó con la cartera del Fondatt, se están haciendo notificaciones personales y mediante aviso en prensa a los infractores. “Entre junio y julio se van a notificar 15 mil personas”.

Por su parte, el concejal López denunció que si bien la nueva Secretaría de Movilidad ha hecho esfuerzos por mitigar la cartera, mantenerse en contacto con los infractores y ofrecer algunos plazos para el pago de las deudas,  los esfuerzos no han sido suficientes. “El bajo recaudo de la Secretaría de Movilidad es evidente. Un ejemplo es que en 2007 se impusieron 470 mil multas por $130.000 millones, de la cuales solamente el 37% han sido canceladas”, dijo.

Para los concejales es vital que el Distrito tenga los mecanismos necesarios para recuperar estos dineros y ayudar a los moros a redimir sus deudas.

“No podemos enviarle una señal equivocada a la ciudad. Quien comete una infracción de tránsito debe pagarla y en eso estamos acompañando a la Secretaría de Movilidad, pero también tenemos que buscar mecanismos persuasivos para que los 850 mil infractores lo hagan a través de cuotas o establezcan los acuerdos que sean pertinentes”, afirmó López.