Armonización presupuestal se hundió en el Concejo

<p>El proyecto de armonización presupuestal se hundió en el Concejo de la ciudad. La iniciativa distrital, que obtuvo ocho votos en contra y cinco a favor, es el instrumento que permite ejecutar algunas obras del Plan de Desarrollo “Bogotá positiva: para vivir mejor”, que fue aprobado en la corporación el pasado 30 de mayo.</p>

Por ley, la armonización presupuestal debe aprobarse cada vez que haya cambio de gobierno en la ciudad, para así garantizar la continuidad de obras de la administración anterior y la correcta ejecución de los nuevos proyectos del gobierno entrante.

Según el alcalde Samuel Moreno, los efectos del hundimiento de la armonización serán el retraso en la ejecución de obras en aspectos puntuales como educación y la tercera fase del sistema de transporte masivo, Transmilenio. Sin embargo, el mandatario aseguró que la ejecución del presupuesto continuará de acuerdo con lo aprobado anteriormente por el Concejo a la Alcaldía de Luis Eduardo Garzón.

Para el caso puntual de la siguiente fase de Transmilenio, el Alcalde dijo que se está pensando en realizar el trámite mediante un proyecto de acuerdo distinto, que sería presentado en agosto, durante las sesiones ordinarias del Cabildo. Asimismo, para los otros temas, entre ellos los proyectos del sector de educación, la administración piensa realizar una adición presupuestal, que sería presentada también en agosto.

Algunas voces, entre ellas la del concejal Carlos Baena, expresaron la contradicción existente entre la aprobación del plan de desarrollo y el hundimiento de la armonización presupuestal, debido a que la segunda es la herramienta para ejecutar por completo la primera. El concejal Fernando López, por su parte, dijo que varias entidades ya han armonizado internamente y que aprobar el proyecto habría sido aprobar hechos cumplidos.