Buses en la mira

Los vehículos pertenecían a las empresas Cootranspensilvania y Panamericana. Según las primeras versiones, el atentado múltiple podría tratarse de represalias de grupos armados o de pujas internas en las empresas.

Poco después de las 4:30 p.m., seis busetas, cuatro de ellas de la empresa Cootranspensilvania, fueron incendiadas en diferentes puntos de la ciudad (en la 7ª con 172, carrera 123 con calle 130, carrera 116 con 81, carrera 15 con 122, calle 60 Sur con 73 y Avenida Villavicencio con 22G). El reporte inicial de la autoridades decía que no había heridos, y que el modus operandi de los responsables había sido el mismo: al terminar el recorrido, los delincuentes dejaron bolsas con explosivos de bajo poder que generaron el incendio.

Inmediatamente, las versiones sobre el múltiple atentado comenzaron a circular. Trabajadores de la empresa Cootranspensilvania no dudaron en asegurar que los incendios se debían a un cobro de presuntos paramilitares, porque la nueva gerencia de la cooperativa (que fue nombrada hace un mes) se había negado a pagar la llamada “vacuna”. “En la mayoría de empresas hay personas que han sido paramilitares que se han acogido a la ley, pero que siguen delinquiendo, y si uno no les paga su vacuna, le rompen los vidrios o le echan candela”, aseguró una fuente que pidió el anonimato.

Otros coincidían con esta tesis, pero no hablaban de paramilitares sino de milicias de las Farc. “Todo indica que había una serie de extorsiones de un grupo. La empresa cambió de administración hace un mes y se dice que ha recibido una serie de llamadas y de exigencias de plata. Parece que es un grupo de las Águilas Negras. La grabación ya la tienen las autoridades”, contó un trabajador de la cooperativa. Las dos versiones fueron desmentidas horas más tarde por el gerente de la empresa, Fortunato Chavarro.

“En ningún momento hemos sido objeto de extorsión ni de amenazas a través de llamadas. De pronto en tiempo pasado, pero recientemente no”, aseguró.

El rumor de que los atentados habían sido obra de los mismos asociados comenzó a tomar fuerza. “Dicen que es una división interna, porque la actual administración no les ha cumplido los acuerdos que se firmaron con las directivas anteriores”, reveló una fuente cercana a Cootranspensilvania. Chavarro también desmintió esta afirmación: “Son especulaciones que no tienen nada que ver con la realidad de la empresa. Aquí todo se maneja democráticamente”.

Todavía las autoridades no han dado su versión de los hechos. Corre el rumor dentro de entidades como la Policía Metropolitana y la Alcaldía Mayor, de que los seis vehículos fueron incinerados presuntamente por milicianos de las Farc para celebrar el natalicio de Simón Bolívar, 225 años atrás. “Esa razón no se la cree nadie. Parece de tiras cómicas”, concluyó anoche el hombre que sindicó como responsables de la quemazón a antiguos miembros de grupos paramilitares.

La información oficial

El único pronunciamiento oficial sobre los sucesos de ayer lo hizo la Policía a través de un comunicado de prensa: “El Comando de la Policía Metropolitana se permite informar a la opinión pública, que en el día de hoy, en distintos puntos de la ciudad, afectando el servicio de transporte público urbano, fueron quemadas en las localidades de Suba, Engativá, Ciudad Bolívar y Usaquén seis busetas por parte de delincuentes, quienes utilizaron bombas incendiarias que dejaron abandonadas en el interior de los automotores en los momentos en que finalizaban los recorridos”.

Además, a través de este comunicado, le piden a la comunidad estar atenta a “la presencia de pasajeros portando elementos sospechosos que puedan contener este tipo de dispositivos, que generalmente son contenidos en envases plásticos, los cuales son mimetizados en bolsas o cajas”.

Temas relacionados

 

últimas noticias