Cota elige a su quinto alcalde en un año

José Néstor González fue suspendido en diciembre pasado y desde entonces Cota no ha tenido un mandatario estable.

Por hechos que parecen sacados de la ficción, el municipio cundinamarqués de Cota ha tenido cuatro alcaldes en los últimos siete meses y el próximo domingo elegirá al quinto. La historia de la inestabilidad en el gobierno del pueblo comenzó el primero de enero, cuando José Néstor González asumió por segunda vez como alcalde, pese a estar inhabilitado por fallo judicial.

González fue alcalde en 2004 y durante ese período fue acusado de atropellos a funcionarios del municipio a los que habría presionado para renunciar y posteriormente los destituiría. Éstos lo denunciaron y dos años después ganaron el pleito.

El ya ex alcalde apeló y se postuló de nuevo para el cargo siendo elegido en octubre de 2007. Ese fin de año González celebró a medias. Por un lado logró su propósito de repetir alcaldía gracias al voto popular, pero por el otro, el juzgado penal del circuito de Funza no sólo ratificó la suspensión en su contra por acto arbitrario e injusto, sino que la aumentó de 10 meses a 12 años.

Ahí comenzó la interinidad en el pueblo. La gobernación de Cundinamarca nombró provisionalmente en el cargo a Daniel Arturo Garay, secretario de Gobierno (del 23 de enero al 19 de marzo);  Ricardo López (del 19 de marzo al 25 de junio) y Pedro Pablo Suárez (del 25 de junio a la fecha), los dos últimos por petición del movimiento político Cambio Radical, el mismo del funcionario suspendido.

Según Libardo Rodríguez, abogado y representante de la comunidad de Cota, “los anteriores alcaldes han sido encargados


por el gobernador de Cundinamarca, quien favoreció al movimiento Cambio Radical”. Rodríguez es una de las personas que lideraron la denuncia contra González en la Procuraduría.

La comunidad, en voz de Rodríguez, también denunció que a las irregularidades anteriores se le había sumado el presunto traslado de 2.000 votos que González habría dejado inscritos en el municipio, y que serían parte de los casi 2.900 sufragios con los que ganó las elecciones de octubre pasado.

Éstos corresponderían a ciudadanos de municipios aledaños que no habrían votado antes en Cota, pero que podrían llegar a las 33 mesas de votación que se tienen dispuestas para el próximo domingo 20 de julio, cuando se elegirá por fin al nuevo alcalde.

La Policía, el DAS y el Ejército tienen dispuestas las medidas de seguridad para evitar que lleguen buses con personas de otros municipios con intenciones de participar en la jornada. Asimismo, en las mesas de votación se compararán las cédulas inscritas con las realmente habilitadas del municipio. Se espera que los más de 12.000 habitantes aptos para votar se acerquen a las urnas.

Las críticas en el pueblo no son sólo para el ex alcalde que buscó hacerle el quite a una sanción vigente —y que en el fondo lo logró, así fuera sólo por 23 días de mandato—, sino para el gobernador Andrés González. “Desobedeció el fallo del juzgado y no convocó a elecciones para alcalde en enero de este año”, aseguró Alba Lucía Castañeda, candidata a la alcaldía.

A lo cual el actual secretario de Gobierno, Roberto Moya, respondió: “Nosotros no sabíamos de su inhabilidad sólo hasta cuando la Procuraduría profirió la sanción que fue por tres meses, no por diez”.

Según sus declaraciones, el cambio de funcionario durante los siguientes meses se debió a que el mismo partido decidió quiénes serían los siguientes gobernantes encargados, “Cambio Radical mandó la terna en el momento que se presentó la vacante definitiva”, concluyó Moya.

El cargo será disputado por Néstor Guitarrero, del Polo Democrático Alternativo; José Arturo Mortiño, de Cambio Radical; Alba  Castañeda, de Convergencia Ciudadana, y Alfonso Fonseca, de la Alianza Social Indígena.

Rodríguez asegura que el candidato por el Partido Cambio Radical, José Arturo Montiño, estaría también inhabilitado para ser candidato por presunto incremento patrimonial no certificado.

 

últimas noticias