¿De qué mueren los bogotanos?

Según el informe de 2007 de Instituto Nacional de Medicina Legal, la principal causa de fallecimiento de los capitalinos es el homicidio con arma de fuego. Esta problemática es aún más grave en departamentos como Valle y Antioquia.

Al responder a la pregunta ¿de qué mueren los bogotanos?, un funcionario del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses sonríe y dice de forma contundente: “de plomonía”. Precisamente, los homicidios con arma de fuego son la principal causa de muerte de los capitalinos. De 1.397 homicidios registrados en Medicina Legal en 2007, 851 fueron perpetrados con arma de fuego.

Que los homicidios ocupen el primer lugar no sorprende a los especialistas de Medicina legal. Cada año, esta tendencia se repite en la capital y en las grandes ciudades del país. Lo que cambió en esta última encuesta fue el escalafón de los escenarios del delito. Ciudad Bolívar, la localidad que había sido considerada durante muchos años como la zona más peligrosa de la ciudad, descendió al segundo lugar en tasa de homicidios (192). Ahora, el primer lugar es de Kennedy (208), y el tercer puesto lo ocupa Engativá (89). Según este mismo escalafón, las localidades donde menos homicidios se presentaron fueron Antonio Nariño (11), Sumapaz y La Candelaria.

“Ciudad Bolívar dejó de ser la localidad más violenta hace más de cuatro años. Ahora hay zonas más complicadas como Bosa y Kennedy”, explica Germán de la Hoz, sociólogo e investigador de Medicina Legal. Según él, un ejemplo de ese desplazamiento de la violencia a otros sectores es el barrio Patio Bonito (Kennedy). “Allí funcionan la Central de Abastos y el ‘Cartuchito’. En Abastos se mueve mucho dinero, además hay muchas actividades ilícitas”.

Patio Bonito y Corabastos son, además, escenario de trata de blancas, pandillas, bandas de delincuencia común, milicias y tráfico de armas. También han operado allí la Red Urbana Antonio Nariño (RUAN) de las Farc y grupos paramilitares que han estado en puja por el poder territorial de la Central de Abastos. Pero el historial de violencia de este sector se remonta a mediados de los años 80, cuando cuadros urbanos de la entonces guerrilla del M-19 actuaban en el sector de La Playa (en el interior de Corabastos) y cobraban un “impuesto” por la seguridad en las bodegas.

El consumo de drogas y alcohol dentro de la Central de Abastos es letal. “El consumo de basuco está  siendo subvalorado y es fatal dice de la Hoz. Intoxica a las personas, las vuelve violentas. Así mismo sucede con el alcohol. La mayoría de homicidios se dan en riñas entre personas drogadas y alcoholizadas (este tipo de muerte se conoce como homicidio impulsivo)”. El sociólogo también advirtió que en la capital se está dando una práctica de homicidio oscura, clandestina, que no se ha investigado: la muerte de indigentes.

El informe “Forensis 2007, datos para vida”, que publicarán hoy el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y el Fondo de Prevención Vial,  también arrojó otros resultados sobre la violencia en Bogotá, que explica Germán de la Hoz.


“Aunque ha aumentado la participación de las mujeres como víctimas y victimarias, la mayoría de homicidios se da en hombres (1.266 el año pasado, frente a 129 mujeres).

 También se ha estudiado la relación entre los homicidios y el nivel de escolaridad y edad de las víctimas; la mayoría ha pasado por la primaria pero muy pocos  han hecho secundaria. El uso de las armas contundentes como garrotes y botellas ha aumentado”. El año pasado se produjeron 35 homicidios con este tipo de instrumento, que es el tercero más frecuente después de las armas de fuego (851) y las armas corto punzantes (415).

“Algunos investigadores dicen que la asociación entre pobreza y violencia es equivocada. Yo en cambio digo que la mayoría de actos violentos en Bogotá sí se dan en sectores segregados. La gente se está matando por deficiencias en los sistemas educativo y de justicia”, dice De la Hoz, quien se ha especializado en este tipo de delito en la capital. La principal causa de muerte en la capital es el homicidio (1.397). Después, el fallecimiento más común de los bogotanos es en accidentes de tránsito (551), luego están las muertes accidentales (276) y por último los suicidios (220).

 Mientras los especialistas  de Medicina Legal  llegaban a estas aterradoras conclusiones, sus médicos forenses atendían a una menor de edad que cursaba octavo grado en  el colegio San Francisco y fue asesinada en la localidad de Ciudad Bolívar. Según las primeras versiones, el homicidio fue ocasionado por una banda juvenil que opera en los barrios San Francisco, La Acacia y San Fernando.

En el informe de Medicina Legal del año 2007, también están registrados los delitos sexuales  que el año pasado sumaron 4.324 en la capital, mientras en todo el país fueron 20.273. Además, hay un capítulo especial para la violencia intrafamiliar. En Bogotá  se presentaron 13.177 casos de maltrato de pareja, 4.085 de maltrato entre otros familiares y 3.593 de maltrato infantil.

Estas son las cifras de las “lesiones fatales y no fatales” ocurridas en la capital el año pasado. “Datos para la vida”, como reza el título del informe, que es una radiografía de la violencia en la ciudad, de las causas por las cuales mueren los bogotanos. Las muertes naturales no están incluidas en este estudio, que sólo tiene en cuenta los fallecimientos trágicos  reportados en Medicina Legal.

En cifras

1.266 hombres fueron asesinados el año pasado en Bogotá, mientras que 129 mujeres murieron por la misma causa.

2 personas fallecieron en la capital del país, el año pasado, víctimas de minas antipersonales.

17 personas murieron por estrangulamiento, según registros de Medicina Legal.

 

últimas noticias