El día que los taxis pararon la ciudad

Cuando entraron a funcionamiento los primeros buses de Transmilenio, en diciembre del año 2000, se presentó uno de los paros más grandes de buses y taxis en la historia de la ciudad.

La protesta fue organizada por la Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans).

El paro inició el cuatro de diciembre a las 2:00 a.m., cuando vehículos de transporte público bloquearon las vías más importantes de la capital, y se extendió hasta el día siguiente. Los sectores de la autopista Sur y la avenida Boyacá fueron los más complicados. Por toda la ciudad se escucharon arengas en contra de Transmilenio.

Al finalizar los dos días de enfrentamientos y protestas fueron retenidas 128 personas. De ellas, 58 eran conductores y “los 70 restantes fueron sorprendidos en momentos en que atacaban con piedras a la fuerza pública, los vehículos particulares y a otros conductores de servicio público que  decidieron movilizar a personas por la ciudad a pesar del paro”, registró en ese entonces El Espectador. Además, se inmovilizaron 72 buses. Esta parálisis dejó pérdidas por $3.300 millones para la capital.

Temas relacionados