“Los techos son nidos de ratas”

El barrio Villaluz, al occidente de la capital, fue declarado en emergencia sanitaria por una plaga de ratones. El Distrito hace un llamado al adecuado manejo de las basuras, los residuos alimentarios y la higiene.

Los habitantes del barrio Villaluz, en el occidente de Bogotá, llevan más de cuatro años conviviendo con ratas. Los roedores se apropiaron de los techos de sus casas, que están cubiertos por unos colchones que la Aeronáutica Civil instaló allí para aislar el ruido de los aviones. Parece inverosímil, pero ante la imposibilidad de acabar con sus enemigas, a los vecinos de este sector no les ha quedado otro remedio que aprender sobre el comportamiento de estos animales para poder atacarlos.

“Las ratas son muy inteligentes —cuenta una joven del barrio—. Sólo salen por las noches, no se dejan ver. Pero eso no es lo más sorprendente. Son tan inteligentes que cuando ven un alimento extraño para ingerir, que puede ser venenoso, envían al más viejo de la camada a probarlo. Si es una trampa no se pierde mucho”. Mientras narra la historia que parece un cuento de ficción, sus vecinos, con toda la seriedad del caso, asienten.

Otra persona que también está participando en la tertulia dice que según los funcionarios del Hospital de Engativá, que han visitado la zona en varias ocasiones, por cada persona hay siete ratas. Y que en su barrio el porcentaje parece crecer cada día.

En lo que va corrido de este año las quejas comenzaron a multiplicarse. Cada vez eran más las personas que aseguraban ser víctimas de esta plaga. Decían que durante las noches los ruidos en el techo eran insoportables. Que los animales habían comenzado a ingresar a las casas por las alcantarillas y los tubos del acueducto. Unos optaron por comprar gatos y otros por amaestrar a los perros, pero ninguna de las dos estrategias daba resultado.

Entonces, Jairo Jaramillo, edil de Engativá, se dio a la tarea de hacer un censo en el barrio Villaluz para identificar las viviendas que tenían el problema. De 120 casas indagadas, 102 propietarios aseguraron ser víctimas de los roedores.

“Estamos seguros de que los colchones que dispuso la Aeronáutica hace diez años, en una campaña de insonorización, son los culpables. La espuma está deteriorada y suelta un material químico, que además está generando otras plagas como ácaros, pulgas y moscas”, explica Jaramillo.

El epicentro del problema, aseguran los vecinos, es una casa abandonada ubicada en la carrera 77D N° 63B-14. “Ese es el club de las ratas —dice con jocosidad el edil—, y los techos de las casas son los hoteles”.


El sábado pasado un delegado de salud pública del Hospital de Engativá visitó el barrio y realizó una primera inspección. Ayer, cuando el problema saltó a los medios de comunicación, nuevamente llegaron a Villaluz funcionarios del hospital. También estuvieron presentes representantes de la Secretaría Distrital de Salud y el mismo director de la entidad, Héctor Zambrano.

“El material que se está descomponiendo puede afectar la salud. Por eso, a partir de hoy, comenzamos con la intervención en  cerca de 120 viviendas para erradicar las ratas de esta zona”, explicó Zambrano. Además, el funcionario aseguró que la Secretaría de Salud dialogará con la Aeronáutica para que reemplacen el material aislante de ruido, que con los años se convirtió en “un nido de ratas”.

Al preguntarle por el problema de plagas en la capital, el secretario de Salud explicó que “como en toda gran metrópoli, está el tema de los roedores que se origina, fundamentalmente, por el mal manejo de las basuras. Pero también tenemos la problemática de los zancudos en las cuencas, sobre todo en el sector de Tunjuelito. Allí también hacemos fumigaciones, como en todos los  lugares donde pasan corrientes de agua y en los sitios aledaños a los humedales”.

Hoy, después de cuatro años de pesadillas, parece que por fin los habitantes de Villaluz dejarán de acoger a los visitantes nocturnos que les quitaban el sueño y la tranquilidad. Las ratas dejarán de ser tema de conversación obligado en las calles, como ayer, cuando una señora, ante el asombro de sus vecinos, reveló que el récord del barrio había sido la caza de 13 ratas en un mismo día y en una misma vivienda. Sin embargo, los escépticos pronostican peores tiempos por venir.

Recomendaciones

Tener un manejo adecuado de las basuras, preferiblemente en canecas con tapas.

Los residuos de alimentos deben ser aislados en bolsas especiales y separados del material reciclable.

Dentro de la casas la higiene es indispensable.

En zonas exteriores se deben mantener los pastos cortados.

En los caños y canales se debe hacer un mantenimiento permanente.

Temas relacionados