Matanza de perros

En las noches del jueves y viernes pasados, algunos habitantes del barrio Barandillas, en el municipio de Zipaquirá, encontraron a sus perros muertos.

De inmediato, el teléfono de la Asociación de Protectores de la Fauna Colombiana y del Medio Ambiente (Aprofac) comenzó a repicar. “Desde las 10 de la noche del jueves nos llamaron a contarnos que estaban apareciendo perros muertos. Por los padecimientos parece que los pedazos de carne tenían Estricnican (planta venenosa que produce dolor, babosidad y convulsiones)”, afirmó Íngrid Falla, directora de Aprofac.

Más de 20 caninos muertos fueron recogidos por una volqueta que dispuso el municipio para tal efecto. Algunos de los afectados sospechan que entidades gubernamentales estarían detrás del hecho. José Neva, veterinario que auxilió la emergencia, dijo que “lo grave es que en los garajes también botaron estos trozos. Una niña que estaba sola en la casa vio morir a su perrito”.

Lo cierto es que las autoridades no se han pronunciado en el tema. “No tengo conocimiento del caso”, afirmó ayer Jorge Salinas, capitán de la Policía de Zipaquirá.

últimas noticias