“Prisión perpetua a los violadores”

Este miércoles se presentará ante la Fiscalía el comité promotor del referendo que aumentaría las penas a los agresores de menores.

Parado sobre la cabeza y con el pelo totalmente negro conoció la concejal Gilma Jiménez a Enrique Peñalosa, uno de sus mejores amigos y mentores en la lucha por los derechos de los niños. Desde la primera campaña de Peñalosa a la Alcaldía, cuando  recorrieron algunos de los barrios más marginales de la ciudad, esta obstinada mujer se ha dedicado a trabajar por la protección de la niñez. Este miércoles,  a las diez de la mañana, se presentará ante la Fiscalía para exigir la pena perpetua de aquellos que violen, maltraten, asesinen o exploten a niños menores de 14 años.

Al lado de su colección de más de 20 ceniceros  de todos los tamaños y colores, que comenzó Enrique Peñalosa para torturarla por su incontrolable adicción al cigarrillo, y mirando las fotografías, que él mismo le envió desde Nueva Deli, India, en las que se ve un grupo de pequeños con ojos saltones, dice reiterativamente: “Lo que más me causa dolor y rabia es saber que alguien pueda atreverse a maltratar a un niño. Desde hace mucho tiempo me he convertido en la pesadilla de los explotadores y violadores. Hay que imponer penas duras para que no se sigan repitiendo estos flagelos”.

 Desde que  trabajó como directora de Bienestar Social, en la alcaldía de Peñalosa, y recorrió  las calles del cartucho entendió la importancia de desarrollar políticas públicas en torno a los niños. “Lo que muchos políticos no entienden es que la niñez es un tema de sostenibilidad de Estado”, dice.

En sus cuatro años y medio como concejal de Bogotá, los otros cabildantes han aprendido a temerle cuando se trata de debatir temas respecto a los menores de edad. “Es enérgica, vehemente y muy aguerrida con el tema de la niñez”, dice el concejal Carlos  Baena. Entre los pasillos del Concejo algunos cabildantes  rumoran que Gilma Jiménez es  una mujer terca y que a veces es demasiado insistente con sus temas.

Últimamente se ha concentrado en la consolidación de un comité promotor y la recolección de más de 200 mil firmas que


presentará este miércoles ante la Fiscalía para pedir la reforma del artículo 34 de la Constitución, que prohíbe la impugnación de penas irredimibles como el destierro y la prisión perpetua. “El objetivo es  modificar esta ley para que aquellos que violen, asesinen, exploten o maltraten a niños menores de 14 años sean condenados a prisión perpetua”.

También se presentará el comité promotor del referendo que está conformado por el fiscal general de la Nación, Mario Iguarán; el procurador, Edgardo Maya; la directora del ICBF, Elvira Forero; Rafael Santos; Rodrigo Pardo; Alejandro Santos; Yamid Amat; Pirry; la concejal Martha Ordóñez y los representantes a la Cámara Simón Gaviria y David Luna. De la misma forma, se expondrán casos de niños maltratados física, mental y sexualmente.

La mujer de la política
 

“No sé por qué todo el mundo piensa que mi mamá es brava, ella es una mujer tranquila, solamente que tiene una forma de hablar contundente”, dice Johana Salamanca,  hija menor de la concejal Gilma Jiménez quien  igual que muchas de las niñas por las que trabaja actualmente, fue madre adolescente. “Tal vez por eso me he dedicado a trabajar por los niños. Fui madre tan joven, tan inmadura, que a veces siento que mi forma de redimirme por no haber sido una excelente mamá es trabajando por los otros niños”.

Ha fumado desde que  estudiaba trabajo social en la universidad. “El cigarrillo es una de sus grandes debilidades. Fuma todo el día, no importa la hora. Es algo que no puede controlar”, afirma Andrés Agudelo, su conductor desde hace cinco años.

Comenzó su carrera política a los 20 años, cuando, por azares del destino, entró a trabajar como voluntaria en  la campaña presidencial de Virgilio Barco. Pese a que soñaba con desempeñarse como trabajadora social del ICBF, la vida la  fue llevando entre los ámbitos políticos, y fue así como después de conocer a Julio César Sánchez García, en ese entonces gerente de la campaña de Barco, terminó trabajando con él cuando se lanzó y obtuvo la Gobernación de Cundinamarca.  

“Sánchez me dio dos consejos que nunca he podido olvidar: el primero, que me ubicara en algo, que militara en algo; el segundo, que siempre supiera cuánto vale mi trabajo”.

 Comenzando la década del 80 Sánchez llegó a la Gobernación de Cundinamarca. Como era de esperarse, Jiménez siguió trabajando con él como su asesora para los programas de vivienda.

Allí conoció a Enrique Peñalosa, en ese entonces director de planeación de Cundinamarca, y fue en las oficinas de la


Gobernación en donde  comenzó su entrañable amistad. “Con Peñalosa yo ya cumplí bodas de plata”.

Hacia el 85, Peñalosa renunció a su cargo en la gobernación de Cundinamarca para lanzarse a la Asamblea. Fue en ese momento cuando Gilma Jiménez, con apenas 25 años, se convirtió en la nueva directora de Planeación del departamento.

Años después, estos dos amigos comenzaron su carrera política juntos. “Un día Peñalosa me dijo que hiciéramos nuestra propia lista. Yo encabecé la lista a la Asamblea y él a la Cámara, de los dos solamente salió él”.

Pena perpetua a violadores

Después de haber construido una carrera política por más de 25 años, Gilma Jiménez afirma que sueña con ser diputada de la Asamblea de Cundinamarca.

En los  próximos meses comenzará con la recolección de más de dos millones de firmas para convocar a los colombianos a votar un referendo que modifique el artículo 34 de la Constitución. La modificación permitiría que hubiera condenas de prisión perpetua a los agresores de menores de 14 años.

“Estoy segura de que este proyecto político beneficiará a los cientos de niños que día a día son ultrajados por los adultos. No podemos permitir que estos delincuentes sigan tan tranquilos por las calles de la ciudad”.

Propuesta referendo

Según la concejal Jiménez, de ser aprobado el referendo, el artículo 34 quedaría así: “Se prohíben las penas de destierro y confiscación. No obstante, por sentencia judicial, se declarará extinguido el dominio sobre los bienes adquiridos mediante enriquecimiento ilícito, en perjuicio del Tesoro Público o con grave deterioro de la moral social. Procederá hasta la pena de prisión perpetua para castigar los delitos de: homicidio doloso, violación y explotación sexual, maltrato severo y secuestro cometidos contra menores de 14 años y en menores de edad con discapacidad física y/o mental”.

Temas relacionados