Taxistas también irían a paro

La protesta  de los camioneros  podría ser un respaldo para los transportadores públicos, afectados también por el aumento de la gasolina.

Los preparativos para un plan tortuga, que podría convertirse en una “asamblea permanente” de taxistas, comenzaron hace más de un mes. El líder de la “protesta pacífica” es la ONG Ayudaltax. La fecha prevista sera este, 16 de junio. Pero podría variar para distraer a las autoridades, dice su presidente, Fredy Contreras: “Puede ser hoy a cualquier hora, o mañana a la madrugada”. Los motivos, entre otros: la sobre oferta de taxis, el funcionamiento de moto taxis y colectivos ilegales y la inclemente alza del combustible. Esta última es la misma causa que llevó al paro de más de 1.500 camiones desde el comienzo del día.

Se rumora por las calles de Bogotá que el paro de los vehículos de carga estimularía la parálisis de taxis, colectivos y buses. Fue precisamente el director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), Jorge García, quien aseguró que algunos líderes de estos gremios habían manifestado su interés en sumarse a su protesta y en participar en el cese de actividades. Dijo que los transportadores públicos no obstaculizaran las calles de la ciudad, pero no prestaran servicio indefinidamente. 

A estos rumores se suma la reiterada advertencia de los miembros de Ayudaltax: “Vamos a parar porque las autoridades y el Distrito no nos ha cumplido”. Sin embargo, otros representantes de los taxistas no están de acuerdo con paralizar el transporte público de la ciudad.

 “Nosotros apoyamos a los camioneros en su protesta, tienen el respaldo moral de todos los conductores del país, incluso de los particulares, pero no vamos a parar porque no estamos  preparados. Un paro necesita mucha planificación. Además  estamos sentados en unas mesas de  concertación con el Distrito y creemos que vamos por un buen camino”, dice Misel Barrero, vicepresidente del Sindicato Nacional de Taxistas (Sinaltax).

  Así mismo,  William Herran Vargas, vicepresidente del Sindicato Nacional de Choferes, asegura que no harán parte del paro. “No vamos a participar. Creemos que el paro es el último recurso que se debe utilizar en un proceso de negociación. Sí existe una preocupación por el alza del combustible, es un problema mundial, pero ésta no es la vía para obtener una solución. Creemos que el sector de los camioneros se ha equivocado”.

En el gremio de los colectivos las opiniones están divididas. Mientras agrupaciones como Apetrans (Asociación de Pequeños Transportadores) dicen que van a poyar la protesta de camioneros y taxistas, otros líderes  piensan que la palabra “paro” ya está  descontinuada. Según Ricardo Ospina, líder del gremio de los colectivos: “Ese término está desgastado en este país, el Gobierno ya  no le tiene miedo a esa palabra. Tenemos que organizar las cosas de otra forma, que ya no hablemos de paro, sino de una negociación que agrupe a todos los gremios de transportadores”.

Si las advertencias de Ayudaltax se hacen realidad, “los muleros van a obstaculizar las salidas de Bogotá y no van a dejar entrar alimentos, los buseteros se encargarán de las vías principales y nosotros de las calles”, asegura uno de los líderes de la ONG. Además, advierten que la “protesta pacífica” podría ser indefinida.

La Secretaría de Movilidad asegura no tener conocimiento de un paro de taxistas, pues ahora están en mesas de diálogos con algunos representantes de este gremio, como el Sindicato Nacional de Taxistas (Sinaltax). La Policía Metropolitana sí está al tanto, “hemos asistido a sus reuniones en las madrugadas y sabemos que están presionando de esa forma”, dijo a El Espectador el subcomandante de la Policía de Bogotá, el coronel Yesid Vásquez.

Algunos dicen que los anuncios de una “protesta pacífica” de taxis, buses y colectivos, que se sumaría al paro de camioneros, son sólo amenazas. Los miembros de Ayudaltax insisten en que ellos pararán hasta que el Distrito les dé soluciones. Lo único cierto es que el gremio de los transportadores está tan polarizado como el Gobierno y los conductores en las políticas del alza del combustible.

Temas relacionados