Las zonas críticas de la Alcaldía Mayor

Moreno Rojas presentará un estudio de la inseguridad en la capital en el que se localizan los lugares más críticos. Los primeros sitios que el Distrito intervendrá son El Bronx, Chapinero, Las Cruces y El Voto Naciona. En el 10% del territorio de la ciudadse presenta el  30% de los homicidios.

El rumor que se tomó a gritos las calles y casas de Ciudad Bolívar el domingo en la noche era que los cinco muertos que la radio acababa de referenciar en las noticias pertenecían a distintas bandas de vendedores de drogas y que lo único que hacían en la zona era sembrar el pánico. Las primeras informaciones oficiales reseñaron a los asesinados como Edwin Rodríguez, de 22 años; Flor Esperanza Tapiero, de 30; Miguel Ángel Sanabria, de 34; Álex Melo Tovar, de 25; y Giovanni Barrera, de 38 años.

Los hechos ocurrieron antes de la medianoche del pasado sábado, detrás del colegio distrital Antonio García (carrera 17 con calle 76 sur), del barrio Tequendama.

“Los vecinos escucharon disparos a las 11 de la noche”, dijo la Policía. “Dos de las víctimas aparecieron atadas de pies y manos. Los cinco presentaron impactos en la cabeza”, explicó el coronel Yesid Vásquez, subcomandante de la Policía de Bogotá.

Una autoridad de la zona dio la versión de que los cinco homicidios eran, en el fondo, “una bendición para la comunidad”, porque las víctimas eran “consumidores habituales” de droga, que incluso robaban a la salida de los colegios para mantener su vicio. Todos tenían un prontuario criminal y, de una u otra forma, estaban relacionados con grupos delincuenciales o personajes condenados a prisión. Era el caso de la señora Tapiero, cuyo marido se encuentra en la cárcel, como lo afirmó el general Rodolfo Palomino, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. Además, dijo que es preocupante que este múltiple asesinato pueda estar relacionado con casos de “limpieza social”. “Eso lo determinarán las averiguaciones de un cuerpo especializado que se designó el lunes para determinar claramente las causas de este crimen”.

Como en una película de Martín Scorsese, los sucesos del domingo se metieron como un puñal dentro de los altos mandos de la ciudad, que llevaban varias semanas trabajando en la presentación, invitados, orden del día e inauguración para el día martes de lo que han concluido por denominar la Megaestación de Policía de Ciudad Bolívar, ubicada en el sector de Sierra Morena, que viene funcionando desde hace un mes.   Allí, el alcalde Samuel Moreno presidirá su consejo de seguridad número 30, en el que el tema central serán los misteriosos crímenes ocurridos en los últimos días.

Además, Moreno dará a conocer los lineamientos más importantes de su política de seguridad para los próximos años. “ El objetivo es escuchar a la comunidad y plantear acciones correctivas de prevención. Tendremos presencia institucional de la Policía, el Ejército, la Procuraduría, la Fiscalía, el CTI, el DAS, entre otros”.

El comandante de la estación, coronel Alvarado, comentaba el sábado en la tarde que “la estación queda en un punto estratégico de la localidad, y permitirá mejorar las condiciones de vida de los policías. Ahí se atenderá mejor a la ciudadanía, porque vamos a tener condiciones para que los ciudadanos realicen los trámites, pongan sus denuncias, etc. Se piensa incrementar el pie de fuerza y atender los requerimientos de la ciudad, pero ese primer punto lo decidirá, directamente, el comandante de la Policía Metropolitana”.

Unas horas más tarde Alvarado recibió la llamada en la que le informaron del múltiple homicidio. Los planes previstos comenzaban a desmoronarse. Sin embargo, la agenda ya estaba determinada y, dentro de ella, el punto fundamental era la presentación que hará Moreno Rojas de las zonas más inseguras de Bogotá y las medidas que piensa tomar el Distrito para combatirlas.

“En Bogotá la violencia y los delitos se concentran en 31 puntos. Si los agrupáramos como un rompecabezas y juntáramos las piezas, esas 31 zonas no representan ni el 10% del territorio de la ciudad; sin embargo, sí muestran cerca del 30% de los homicidios y un porcentaje muy alto de lesiones comunes y de hurto a personas”, explicó Andrés Restrepo, subsecretario de Convivencia y Seguridad Ciudadana.

La intervención de estos sectores, llamados zonas críticas, incluye adecuaciones a la infraestructura, atención en seguridad, fortalecimiento de redes sociales y ayuda a poblaciones vulnerables.

La zona de El Bronx, en el centro de la ciudad, en una de las primeras intervenciones que se va a realizar. “La meta es hacer una recuperación social integral de ese territorio —dijo Restrepo—, que implica atender el fenómeno de adicción y consumo de drogas, el pequeño tráfico de estupefacientes y la situación de los habitantes de la calle -El Espectador adelantó el lunes que éste es, precisamente, uno de los sectores más propensos al tráfico de drogas  de la ciudad-. Además, la idea es recuperar el sector urbanísticamente. No queremos atender un nuevo Bronx dentro de cinco años, por eso estamos pensando en una solución de fondo”.

Otros sectores que serán intervenidos en el programa de zonas críticas son Rincón de Suba y Tibabuyes (Suba), Chapinero,  la zona de María Paz, en Kennedy, el Lucero Medio y San Francisco, en Ciudad Bolívar, y Santa Cecilia, en Usaquén.