Denuncian exceso de multas por comparendos

Hay ciudadanos que deben más de $100 millones y siguen conduciendo. El Distrito dice que no hay impunidad.

El ciudadano se llama Luis Escobar. Sin más datos. Ocupa, según consta en la página web de la Secretaría de Movilidad, el deshonroso segundo puesto del top 100 de personas que más infracciones de tránsito cometen en Bogotá. Su deuda con el Distrito supera los 80 millones de pesos y su licencia de conducir está suspendida desde 2006. Sin embargo, nada de esto es sorprendente si se tiene en cuenta el siguiente dato: a pesar no tener pase,  teóricamente,   el señor Escobar, quien maneja un vehículo de transporte público, ha cometido 38 infracciones en los últimos tres años por un valor de 16 millones 800 mil pesos.

Por supuesto, no es el único caso. Las recientes denuncias sobre el caos en el cobro de multas en la capital, hechas públicas ayer por el congresista Simón Gaviria, hablan de inconsistencias en las diferentes bases de datos que guardan la información de los deudores morosos. Según el legislador, existen cédulas repetidas, cifras que no cuadran y casos  tan absurdos como el de un conductor de bus que con 444 sanciones sigue manejando.

En concreto, son tres puntos los que evidencian la desorganización. Primero, las diferencias abismales entre los números que maneja la Secretaría de Movilidad y las estadísticas del SIMIT -Sistema Integrado de información sobre multas y sanciones por infracciones de tránsito-. Basta con revisar los primeros 10 casos del llamado top 100 para darse cuenta de que entre una entidad y otra cambian considerablemente los montos a pagar por los infractores. Por ejemplo, el ciudadano Vicente Pinzón —número 5— debe, según la Secretaría, $98’302.000. Mientras que el SIMIT reporta que la deuda de la misma persona es de $69.435.400.

El segundo punto tiene que ver con la aparente “impunidad” que reina entre algunos de los más reconocidos infractores de tránsito bogotanos, muchos de los cuales continúan en las carreteras a pesar de sus innumerables faltas. En ese sentido, Gaviria aseguró que “hay en la Secretaría de Movilidad una pereza administrativa que no ha permitido que se tomen medidas contundentes contra los irresponsables al volante, ¿Cómo es posible que una persona que adeude en multas 118 millones de pesos siga tan campante?”.

Por último, está la supuesta inoperancia del convenio que se firmó el año pasado entre Movilidad y la ETB, por un valor de $2.010 millones, para adecuar el sistema de información contravencional de esa secretaría, pues el plazo de ejecución del contrato venció el pasado enero y sin embargo, tres meses después, aparentemente continúa el caos.

Al menos, es lo que dejan en claro las 30 sanciones impuestas al ciudadano Luis Escobar, quien después de tener su licencia suspendida “bloqueó” una calzada, violó el pico y placa, no respetó las señales de tránsito, no realizó la revisión técnico mecánica, condujo en contravía, se pasó un semáforo en rojo y manejó con sobre cupo. Por todo eso aparece multado. Nunca, eso sí, por haber salido a la calle sin pase.

Movilidad responde

Cecilia Navarro, de la Subdirección de Jurisdicción Coactiva, y Martha René Márquez, de la Subdirección de Contravenciones, respondieron a las denuncias sobre un supuesto caos en la Secretaría. “La relación entre la Secretaría y el Simit es constante, ya que envía por medio del programa Sicon, administrado por la ETB, un reporte de la información de comparendos impuestos... Consideramos que no existe impunidad, la Secretaría está utilizando los mecanismos que otorga la ley... Se están adelantando procesos por reincidencia, los cuales generan la suspensión de la licencia por seis meses. Igualmente, se ha judicializado por falsedad en documento público y/o fraude a todos aquellos conductores que se ha detectado que poseen licencia de conducción falsa o a quienes teniéndola suspendida, continúan conduciendo”.

Temas relacionados