‘La Nación es responsable’

La funcionaria (e) de coordinar los temas sociales del Distrito asegura que si siguen llegando desarraigados a la ciudad, los recursos locales no van a alcanzar para prestar ayuda.

El drama de los casi dos mil desplazados que desde hace cuatro meses se alojan en el Parque Tercer Milenio dejó al descubierto el problema que enfrenta el Distrito, al ser uno de los principales receptores de población desarraigada del país. Cerca de 54 familias en esta condición llegan diariamente a la ciudad —a mayo de este año había en la capital 64 mil— y todo indica que la administración no cuenta con los recursos suficientes para atenderla.

Al respecto, la secretaria (e) de Integración Social, Olga Velásquez, le contó a El Espectador acerca de los planes y programas que Bogotá implementa para atender a su población vulnerable, pero aclaró que si siguen arribando desplazados a la ciudad, probablemente se desbordará la capacidad de ayuda. En ese sentido, la funcionaria dijo que la responsabilidad es del Gobierno Nacional.

¿En qué consiste la atención que el Distrito ofrece a la población desplazada?

Los desplazados tienen completo acceso a los servicios que ofrecemos, en general, toda la población vulnerable de la ciudad. Es decir, adultos de la calle, niños maltratados o explotados y viejos.

¿Cuáles servicios puntualmente?

Los albergues, transitorios o institucionalizados, en los que se brinda atención integral en salud, comida y acciones de desarrollo humano.

El alcalde Samuel Moreno reiteró recientemente que espera más colaboración del Gobierno Nacional para solucionar el problema con los desplazados del Tercer Milenio. ¿Cree que el Distrito no tiene la capacidad para asumir el asunto?

Mire, a mayo de este año en Bogotá había 64 mil familias desplazadas de todas partes del país. Se calcula que diariamente llegan 54 familias más a la capital por este mismo fenómeno. La responsabilidad directa es del Gobierno Nacional. De hecho, para eso se crea Acción Social. Nosotros, a través de la Secretaría de Gobierno y con la coordinación de Integración Social, asumimos parte del problema, pero aquí también hay un tema de responsabilidad.

Es decir, definitivamente no hay recursos para los desplazados que llegan…

Creería que si siguen llegando desplazados, efectivamente los recursos del Distrito no van a alcanzar y no alcanzan porque Bogotá tiene deudas históricas con su población vulnerable.

¿Cómo así?

Le pongo un ejemplo: ¿cómo se sentiría un abuelo bogotano, que lleva años esperando un cupo para que alguna institución lo atienda, si le damos los recursos que deberían ser para él a un desplazado? Eso se lo he escuchado a la población. Me dicen que no es justo que a los del Tercer Milenio les den casa y a muchos de ellos no se les haya brindado ayuda aún.

¿Qué les responde el Gobierno Nacional frente a estas inquietudes?

La Secretaría de Gobierno habla constantemente con el Gobierno Nacional. Yo no podría dar una respuesta a ese punto.

Temas relacionados