“Por perdón que vayan ante Dios”

Los homicidas de la joven estudiante que fue contactada a través de Facebook y luego asesinada fueron condenados a 25 años de cárcel.

John Ánderson Sierra Molina y Juan Sebastián Obando fueron condenados ayer, por la juez cuarta de conocimiento de Bogotá, a 302 meses (25 años) por el homicidio agravado de Ana María Chávez, una joven estudiante de Arquitectura de la Pontificia Universidad Javeriana, ocurrido el 17 de septiembre de 2009.

Los hechos sucedieron en el apartamento de la víctima, ubicado en la localidad de Teusaquillo, cuando los condenados ingresaron a la vivienda de Chávez para hurtar electrodomésticos y otros elementos, avaluados en un poco más de $6 millones, luego de lo cual asfixiaron a la joven y dejaron su cuerpo tendido en el suelo. Los asesinos, quienes habían contactado a Ana María a través de la red social de Facebook, abandonaron el edificio en un taxi portando un estuche de guitarra y una maleta en donde se llevaron el botín del hurto. Al parecer, Chávez sostenía una relación sentimental con Sierra.

El hermano de la víctima, Juan Camilo Chávez, les dijo a los medios de comunicación, después de escuchar la decisión de la jueza, que se encontraba “decepcionado por la rebaja de pena del 43% que se les dio a los asesinos de mi hermana. Lo que hicieron no tiene perdón ni mío ni de nadie: por el perdón que vayan ante Dios”.

El joven fue quien, a través de la misma red social en donde fue contactada su hermana por parte de los asesinos, logró conseguir fotos de John Ánderson Sierra Molina en las que, después del homicidio, aparecía con las mismas prendas de vestir con las que fue visto el día de los hechos por el celador del edificio donde residía la víctima. Su testimonio fue de vital importancia para establecer la responsabilidad de los condenados en el homicidio.

La rebaja de pena fue concedida debido a que los condenados aceptaron los cargos en la primera audiencia y que ninguno de los dos presentaba antecedentes judiciales. “Vamos a apelar esta decisión y descansaré hasta que estos asesinos sean condenados con el máximo peso de la ley. Nosotros, mi familia y yo, esperábamos una pena de entre 42 y 45 años”. Tanto Sierra como Obando afirmaron que también apelarán la pena impuesta por la jueza. Los homicidas deberán seguir recluidos en la cárcel La Modelo.

Temas relacionados