Invasiones de telenovela

Los habitantes de El Bosque Izquierdo se quejan. Este barrio, ubicado en la localidad de Santa Fe, se convirtió en una de las locaciones preferidas de las productoras audiovisuales para sus grabaciones.

Fue cuatro años atrás cuando llegó el primer camión enorme, repleto de luces y cables y vestuario, de video cámaras y de directores gritando “acción”. En esa ocasión iban a grabar un comercial y el escenario era una de las viviendas del barrio El Bosque Izquierdo, una zona de enormes casonas construidas en 1930, obra del arquitecto austríaco Karl Brunner.

Con esa grabación vendrían días y días de intranquilidad para los habitantes del barrio. Sus casas se convertirían en las locaciones preferidas de las productoras de la ciudad para grabar telenovelas, comerciales, cortometrajes y películas. “Nosotros escogimos este barrio, porque queremos conservar el patrimonio —dice Fernando Cortés, arquitecto y habitante de El Bosque—, pero también por la tranquilidad y la intimidad en la que vivíamos”.

La queja es porque las programadoras de televisión, las empresas de publicidad y las productoras de cine, además de ocupar las casas que alquilan por un millón de pesos al día, invaden los andenes, los parques, las plazoletas, las zonas verdes. La queja es porque parquean enormes camiones en la calle, porque instalan unas plantas de energía que emiten gases y humo molestos para el ambiente y la salud. Y a la hora del almuerzo, también en los  andenes, improvisan un restaurante con mesas y sillas de plástico.

 Entonces los habitantes del barrio decidieron hablar con los productores, pedirles que respetaran la entrada a sus casas, al menos que les permitieran sacar los carros de los garajes, porque con camiones enormes obstaculizaban su normal funcionamiento. “Se burlan de nuestras quejas. Nos dicen que tienen todos los permisos al día”, cuenta Cortés.

Como última medida, decidieron enviar una carta a la alcaldía local de Santa Fe, a la Secretaría de Gobierno y a los medios de comunicación. Oficialmente todavía no han recibido una respuesta.


El Espectador consultó con los entes implicados y cada uno dio su versión de los hechos. Por un lado, el director de la Defensoría del Espacio Público, Germán Darío Rodríguez, aseguró que están al tanto del problema. “Tenemos una enorme dificultad, porque con el alquiler de las casas que son de tipo privado, algunas productoras hacen extensivo el uso a los bienes públicos. Es una actuación abusiva.

Los vecinos han venido quejándose porque además de que ocupan calles, andenes y parques, los vehículos que utilizan  generan contaminación”. Según Rodríguez, en la solución de esta problemática están implicadas otras entidades como la Secretaría de Medio Ambiente y el IDRD, que están estudiando una posible solución que indudablemente debe ir por los lados de la conciliación, pues es imposible prohibir las grabaciones, y por otro lado, los habitantes jamás estarán de acuerdo con que les invadan su espacio.

Por su parte, Jairo Garzón, coordinador jurídico y normativo de la Alcaldía de Santa Fe, asegura que ellos son los encargados de expedir un concepto favorable para realizar las actividades, pero que los permisos para usar el espacio público son emitidos por cada dependencia. “Si necesitan utilizar las calles, deben pedir una licencia a la Secretaría de Movilidad. Si van a utilizar un parque o una zona recreativa, el IDRD da el permiso. Si no tienen esas autorizaciones nos pueden dar aviso y nosotros procedemos a levantar el evento”.

Esta semana no ha habido ni luces ni comedores regados por los andenes. Pero es una calma transitoria,  el rodaje continuará.

84142

2008-10-15T20:30:00-05:00

article

2008-10-16T00:11:30-05:00

ee-admin

none

Bogotá

Invasiones de telenovela

24

3619

3643